Moreno, a un paso de ahorrarse la segunda vuelta en Ecuador

Lenín Moreno y, tras él, su mentor y presidente saliente, Rafael Correa. :: Mariana Bazo / reuters/
Lenín Moreno y, tras él, su mentor y presidente saliente, Rafael Correa. :: Mariana Bazo / reuters

El candidato oficialista roza el 40% de los votos escrutados, mientras la lentitud del recuento provoca la ira de sectores de la oposición

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO

la habana. Lenín Moreno, el delfín de Rafael Correa, ganó con holgura la primera vuelta de las presidenciales de Ecuador pero tendrá que esperar, quizá un par de días, antes de saber si deberá medirse con Guillermo Lasso en la segunda ronda, el 2 de abril. El Consejo Nacional Electoral (CNE) convocó a una reunión con los candidatos presidenciales y con observadores internacionales para explicarles los pormenores del recuento.

Y es que aunque cuatro de los cinco sondeos a la salida de las urnas daban el triunfo al candidato de la gubernamental Alianza País, con más del 40% de los votos y los últimos datos oficiales tras escrutar el 88 % colocan a Moreno rozando ese listón mágico con el 39,12 %, mientras que su rival más cercano, el banquero y empresario de la derechista Alianza Creo-Suma, se quedaba en un alejado 28,31 %.

El oficialismo confía en que cuando se cuenten todos los votos -faltan de la provincia de Guayas, de Manabí y los del extranjero, habitualmente afines al Gobierno, confirmarán la victoria sin prolongar la espera. «Todavía hay cerca de 1,2 millones de votos en juego. Hay que contar voto a voto para ver si esto se define en una sola vuelta. Si no, a prepararnos a una nueva victoria popular en abril. ¿Se imaginan un banquero ministro de Mahuad de presidente? ¡Nadie olvida el feriado bancario ni a nuestros migrantes!», comentó Correa en un tuit.

El analista Mario Ramos calculó que Moreno solo necesita «unos 120.000 votos para ganar en primera vuelta».

Por su parte, la oposición denunció que se fraguó un fraude para favorecer el binomio oficialista Lenin Moreno-Jorge Glass mucho antes de que el CNE suspendiera el recuento ya a medianoche. Esta suspensión hizo mucho más lenta la difusión de datos oficiales. Los resultados que proporcionaba la página web de la institución, que la víspera cambiaban a cada minuto, ayer apenas se movían.

Denuncia de fraude

También las redes sociales se utilizaron para presentar fotos de actas llevadas en cajas abiertas en coches particulares o en fundas de plástico sin la debida protección.

El diario 'El Telégrafo' informó de que la sede del CNE en Guayas estaba rodeada de manifestantes exaltados. Incluso agredieron a coordinadores de mesas. Una de las agredidas no paraba de llorar, otro compañero denunció: «Ellos creen que traemos actas, pero no es así, están como locos». También en Guayaquil hubo enfrentamientos entre simpatizantes de Lasso y de Moreno. Varios políticos pidieron que se evitaran desmanes.

De todas formas, las dudas sobre las presidenciales se convierten en certezas cuando se trata de la Asamblea Nacional. El presidente Correa resumía en Twitter la jornada del domingo: «Gracias a tod@s: Con cerca de un millón de votos de diferencia, Lenín y Jorge obtienen primer lugar. Ganó ampliamente el sí en consulta para prohibir paraísos fiscales. Esa es la verdadera lucha contra la corrupción. Hemos obtenido mayoría absoluta en la Asamblea. Cerca de 75 asambleístas. Si hay 2da. vuelta, prepárense a la campaña sucia que ya hicieron los de siempre. La mejor respuesta: la victoria».

Los analistas reconocen que la pregunta sobre la prohibición de que los cargos públicos tengan propiedades o bienes en paraísos fiscales es un triunfo -55% la aprobaron- del mandatario que acuñó el término 'revolución ciudadana' y mantuvo diez años de estabilidad en el país sudamericano.

Sin embargo, advierten del desgaste del 'correísmo', pues aunque todavía retendría 75 de los 137 escaños, que garantizan la mayoría parlamentaria, se queda muy lejos de los 100 que tenía en la anterior legislatura. Incluso no faltan analistas que opinan que Correa ha hecho una retirada estratégica para tomarse un respiro y regresar dentro de cuatro años y mientras tanto continuar moviendo los hilos tras bambalinas. Solo se puede esperar en calma a que acabe el recuento, aunque cuanto más se retrase será más difícil contener los ánimos de la gente.

 

Fotos

Vídeos