Poroshenko: «Crimea fue, es y será ucraniana»

Piotr Poroshenko. /
Piotr Poroshenko.

En lugar de Putin, a la investidura del nuevo presidente ucraniano ha acudido el embajador ruso en ese país, Mijaíl Zurábov, que acaba de regresar a Kiev tras tres meses de ausencia

RAFAEL M. MAÑUECOcorresponsal. moscú

El nuevo presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, ha avanzado que presentará un plan de paz para tratar de solucionar el conflicto en el este prorruso, pero ha descartado hablar con los insurgentes. "Quiero la paz y lograré la unidad de Ucrania. Por eso comienzo mi gestión con una propuesta de plan de paz", ha manifestado Poroshenko durante su discurso de investidura.

Aunque aún no se conocen los detalles del plan, Poroshenko ha adelantado que viajará en breve al este del país "con la paz" como bandera. "Con un proyecto de descentralización del poder, con la garantía del uso de la lengua rusa en vuestras regiones. Con la firme intención de no dividir a los ucranianos en buenos y malos. Con respeto a las particularidades de las regiones", ha enfatizado.

El conocido como 'rey del chocolate' ha indicado que "a día de hoy necesitamos un socio legítimo para el diálogo" y ha anunciado que convocará elecciones municipales en las regiones rebeldes del este rusohablante. "No vamos a hablar con los bandidos", ha agregado, en alusión a los dirigentes de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, que proclamaron el pasado 12 de mayo su independencia tras sendos referendos separatistas.

El nuevo presidente de Ucrania ha prometido una amplia amnistía para aquellos milicianos que no hayan cometido delitos de sangre contra las fuerzas gubernamentales y la población civil, y aquellos que no hayan financiado las actividades de los terroristas. "Llamó a deponer las armas a todos aquellos que las hayan tomado ilegalmente", ha manifestado.

Descarta una federalización del país

Poroshenko ha descartado también la federalización del país, como demandan los insurgentes y el Kremlin. "Los sueños de federalización no tienen fundamento en Ucrania. Los consejos locales recibirán nuevas facultades, pero Ucrania fue y será un Estado unitario", ha recalcado.

El nuevo jefe del Estado ucraniano ha querido dejar claro que "Rusia ocupó Crimea", en alusión a la anexión de la península por Moscú promulgada el pasado 21 de marzo por el presidente ruso, Vladímir Putin. "Rusia ocupó Crimea, que fue, es y será ucraniana. Y esto se lo dije ayer a los dirigentes rusos en Normandía en los festejos por el 70 aniversario: Crimea es y será ucraniana. Punto y final", ha remachado.

Además, ha proclamado que Kiev debe firmar en breve un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (UE), cuyo rechazo fue el detonante de las protestas que desembocaron en febrero en el derrocamiento del presidente Víktor Yanukóvich. Ha subrayado que ese acuerdo será el primer paso para el futuro ingreso de Ucrania en la Unión.

Delegaciones de 56 países

En una solemne ceremonia celebrada en el hemiciclo de la Rada (Parlamento ucraniano), Poroshenko, ha jurado su cargo poniendo su mano sobre un ejemplar de la Biblia y otro de la Constitución ucraniana. Poroshenko fue elegido jefe del Estado en las elecciones del pasado 25 de mayo en primera vuelta. Obtuvo el 54,7% de los votos, dejando muy atrás al segundo candidato en liza, la ex primera ministra, Julia Timoshenko, que obtuvo algo menos del 13%.

A la investidura del nuevo presidente ucraniano, el quinto ya desde que el país es independiente, han asistido 56 delegaciones extranjeras. En el hemiciclo han estado presentes el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, la recién elegida presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaite, su homólogo bielorruso, Alexánder Lukashenko, y otros muchos dirigentes extranjeros, pero no Putin.

En su lugar ha acudido el embajador ruso en Ucrania, Mijaíl Zurábov, que acaba de regresar a Kiev tras tres meses de ausencia. Entre los invitados han estado tres de los cuatro anteriores presidentes del país, Leonid Kravchuk, Leonid Kuchma y Víctor Yúshenko. No así el anterior dirigente del país, el depuesto Víctor Yanukóvich, que se encuentra exiliado en Rusia.

Durante el acto de investidura de Poroshenko, una persona ha resultado herida de gravedad al explotar un automóvil en el centro de Kiev. La explosión, que se produjo en torno a las 10:00 hora local (07:00 GMT), hora de comienzo de la investidura presidencial, se produjo en un coche con matrícula de la región rebelde prorrusa de Lugansk.

"Afán positivo"

Poroshenko se reunió ayer en Normandía con Putin, a quien esbozó sus intenciones. Éste declaró después en una comparecencia ante la prensa que detectó "un afán positivo" en su colega ucraniano, pero instó a preguntarle directamente a él el contenido de su plan. "Una cosa es decir aquí en Francia lo que piensa hacer y otra muy distinta aplicarlo en su país", subrayó Putin, quien reiteró que Rusia no tiene nada que ver con la rebelión separatista en Donetsk y Lugansk. Según el presidente ruso, Poroshenko "tendrá que dialogar con los partidarios de la federalización en el este de Ucrania". Dijo además que, si eso sucede, las relaciones entre Moscú y Kiev "se irán normalizando".

La rebelión prorrusa estalló en Donetsk el pasado 6 de abril y, desde entonces, Kiev no ha logrado extinguirla. Las autoridades ucranianas reconocen además haber perdido el control sobre un tramo de la frontera con Rusia de unos 150 kilómetros, lo que amenaza con la infiltración de más guerrilleros y material bélico en ayuda de las milicias separatistas.