Putin y Xi estrechan lazos energéticos

Xi Jinping y Vladímir Putin. /
Xi Jinping y Vladímir Putin.

Acuerdan una "completa asociación de cooperación" entre Rusia y China en este ámbito, sin que se haya firmado aún un esperado pacto de suministro de gas natural de Moscú a Pekín

EFESHANGHÁI

El presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo ruso, Vladímir Putin, han acordado, tras un encuentro en Shanghái, una "completa asociación de cooperación energética" entre ambos países, sin que se haya firmado aún un esperado acuerdo de suministro de gas natural de Moscú a Pekín.

Los dos líderes así lo han destacado en una declaración conjunta, en la que también han resaltado su "compartida preocupación" sobre Ucrania, crisis en la que Pekín ha intentado combinar una postura neutral con el rechazo a secundar las sanciones de la UE y EE UU a Moscú por su actuación en la misma.

Debido en parte a estas sanciones, que dejan a Rusia necesitada de nuevos compradores de su gas natural, la atención del encuentro estaba puesta en el posible acuerdo entre el consorcio ruso Gazprom y la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC) para la exportación de esta materia prima a la segunda economía mundial. No obstante, Putin destacaba hoy, sin entrar en detalles, su "alegría al haber sido informado de que las dos partes han realizado un significativo progreso", y reiteraba que "Rusia quiere alcanzar un acuerdo con China en una fecha temprana", según la agencia oficial Xinhua.

Horas después, el consejero delegado de Gazprom, Alexei Miller, afirmaba desde Shanghái que "las charlas continúan para buscar un compromiso sobre el contrato de gas", si bien ninguna de las partes ha confirmado que éste se vaya a alcanzar durante la visita de Putin a China, que finaliza mañana.

Discrepancias

Se estima que el retraso de la firma del acuerdo, cuyas negociaciones comenzaron hace casi diez años, se debe a que Rusia quiere utilizar sus contratos con la UE como precio de referencia, mientras China propone un coste más bajo, basado en sus importaciones de Asia central.

Además, algunos analistas consideran que China cuenta ahora con ventaja en las negociaciones, ya que mientras Moscú está ávida de obtener nuevos compradores de gas natural tras las sanciones, Pekín cuenta con otras alternativas, sobre todo en las repúblicas centroasiáticas de Kazajistán, Uzbekistán y Turkmenistán.

Se desconoce también si durante la visita de Putin, que viaja acompañado de un nutrida delegación empresarial, sobre todo del sector energético, los países vecinos han decidido mantener las condiciones alcanzadas en un memorándum firmado en marzo de 2013 sobre el acuerdo entre Gazprom y CNPC. Según éstas, el contrato tendría una duración de 30 años y establecería un aprovisionamiento a China de 38.000 millones de metros cúbicos anuales de gas a través del gasoducto oriental 'La Fuerza de Siberia', la misma ruta por la que ya exporta petróleo al gigante asiático. Esta cantidad de gas supone casi un cuarto del actual consumo de China y es también alrededor del 20% de las ventas de gas de Gazprom en Europa, el principal destino de las exportaciones de la compañía, según algunos estudios.

Minas de carbón e infraestructuras de transporte

Con el acuerdo gasístico aún en vilo, el comunicado conjunto firmado por ambos países sí confirma que las dos partes aumentarán su cooperación en la exploración de minas de carbón y el desarrollo de infraestructura de transporte en Rusia.

Los dos países aumentarán la utilización de sus monedas locales en las transacciones de comercio bilateral, la inversión y financiación de proyectos en ambos territorios, y fortalecerán el diálogo en la formulación de políticas macroeconómicas, añade el documento bilateral.

noticias relacionadas

Xi y Putin se han comprometido igualmente a incrementar el comercio bilateral hasta los 100.000 millones de dólares a finales de 2015 -actualmente es de cerca de 90.000 millones- y esperan que la cifra alcance los 200.000 millones en 2020. Los líderes han abogado por asegurar "un comercio equilibrado" entre ambas potencias y ampliar la inversión conjunta en áreas como las infraestructuras de transporte, el desarrollo de proyectos de minería o la vivienda en Rusia.

Por otro lado, las dos naciones vecinas han iniciado hoy maniobras militares conjuntas en el Mar de la China Oriental y han firmado una serie de acuerdos en energía y telecomunicaciones, entre otros sectores.

Putin ha viajado a Shanghái con motivo de la IV Conferencia de Interacción y Medidas para el Desarrollo de la Confianza (CICA), que ha comenzado hoy y concluye mañana, cuando abandonará el país asiático. Con o sin el magno acuerdo gasístico firmado.