China y Rusia exhiben músculo en el Mar de China Oriental

Xi Jinping y Vladímir Putin pasan revista a las tropas. /
Xi Jinping y Vladímir Putin pasan revista a las tropas.

Catorce buques y dos submarinos de las Armadas de ambos países han comenzado unas maniobras navales que durarán una semana y a cuyo inicio han asistido Xi Jinping y Vladímir Putin

EFESHANGHÁI

Catorce buques y dos submarinos de las Armadas de China y Rusia han comenzado hoy en aguas del Mar de China Oriental unas maniobras navales que durarán una semana y a cuyo inicio han asistido los presidentes de China, Xi Jinping, y de Rusia, Vladímir Putin, ha informado la agencia oficial Xinhua.

Las maniobras, que se desarrollan en un mar en el que China mantiene un creciente conflicto con Japón por la soberanía de las islas Senkaku/Diaoyu, cuentan además con la participación de nueve aviones de las dos fuerzas aéreas, helicópteros y otras fuerzas especiales, ha destacado la fuente estatal.

Putin ha afirmado en el inicio de las maniobras que éstas muestran el aumento de la cooperación militar entre las dos potencias, que se ha evidenciado en los pasados meses, por ejemplo, en la participación de buques de ambos países en la retirada de armas químicas de Siria. "En la Segunda Guerra Mundial nuestros países fueron aliados y lucharon juntos contra el agresor. La hazaña de nuestros pueblos estableció un ejemplo eterno de valor, patriotismo y fuerza de espíritu", ha señalado Putin, citado por la agencia rusa Itar-Tass.

Semanas después de la visita de Obama a Asia

Las maniobras, con nombre en clave 'Mar Conjunto 2014', son dirigidas por el subcomandante de la Armada china Tian Zhong y el oficial del mismo rango en la Armada rusa Alexandr Fedotenkov. Buques insignia de sus respectivas flotas, como los destructores armados con misiles chinos 'Zhengzhou' y 'Ningbo' y el crucero ruso 'Varyag', también dotado de proyectiles balísticos, participan en las maniobras.

Los analistas han destacado que estos ejercicios se celebran apenas semanas después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, mostrara a finales de abril su apoyo a Japón en el contencioso del Mar de China Oriental. Obama aseguró que las disputadas islas Diaoyu/Senkaku forman parte del Tratado de Cooperación Mutua y Seguridad EE UU-Japón de 1960, por lo que Washington las defendería ante un hipotético ataque de terceros países.