Más de 17.000 afectados por una falsa alarma en el aeropuerto de Fráncfort

M. MOLINOS BERLÍN.

Más de 17.000 personas se vieron ayer afectadas por una falsa alarma en el aeropuerto de Fráncfort, el cuarto más transitado de Europa, después de que se produjese un fallo de seguridad y la Policía decidiese evacuar de forma preventiva varias secciones de una terminal. El desalojo, que se prolongó por unas cuatro horas, forzó la cancelación de 80 vuelos y decenas de retrasos. La alarma saltó sobre las 10.55 horas en la Terminal 1. Según la Policía Federal, una familia francesa de cuatro miembros accedió a la zona de seguridad del aeropuerto -el área sólo para viajeros después de los controles- sin que se hubiese realizado correctamente la inspección de sus enseres. Una crema de su equipaje de mano dio positivo en el test aleatorio de explosivos pero un miembro del personal de seguridad les permitió pasar con ella en lugar de realizar más pruebas. Al descubrirse la ruptura del protocolo de seguridad, «el responsable del dispositivo de la Policía Federal ordenó detener el embarque de pasajeros, así como la evacuación para descartar un peligro en la seguridad del tráfico aéreo», según la Policía. Miles de viajeros que se encontraban ya en la zona de seguridad tuvieron que volver al área de facturación, donde se vivieron aglomeraciones y escenas de confusión. Las fuerzas de seguridad identificaron gracias a las cámaras de vigilancia a la familia sospechosa y lograron dar con ella, interrogarla y realizar los controles reglamentarios. «Una vez que se constató sin la más mínima duda que la familia no suponía ningún peligro para la seguridad del tráfico aéreo, se levantó la evacuación provisional», explicó la Policía en su nota. Habían pasado casi cuatro horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos