Este techo de cristal sí que mola

Este techo de cristal sí que mola

Ahí le tienen, un mocoso y más valiente que muchos de los adultos que suben hasta la cima del King Power Mahanakhon, el edificio más alto de Tailandia, en Bangkok. 78 pisos, 314 metros de altura a los que se asciende en elevador en 50 segundos. Una de las mayores atracciones turísticas de la ciudad. La plataforma de observación, de cristal transparente, es intimidante. Y la mayoría se lo piensa antes de pisarla. Se oyen grititos de terror para desahogar tensión. Hay que ponerse unas bolsas azules en los pies; no puede haber manchas, la limpieza es indispensable para simular el paseo sobre el aire. Y si se quiere 'volar', como ese crío sonriente, se añaden gomas deslizantes bajo las manos. A él le vale con esta atracción. Sin embargo, los adultos pueden dedicarse a trasegar para ganar confianza en el bar de este ático, el de mayor altura del país, claro. Cócteles, refrescos y cervezas, incluída su propia Mahanakhon White Ale, de trigo, al estilo belga, pálida y opaca. Lo único opaco aquí. Ah, no hay asientos; se trata de empujar al visitante hacia la inmensidad de la nada, al sentimiento de ingravidez, al vacío en el estómago. Y qué mejor que una birra para vencer al vértigo y dar el paso hacia el abismo.

 

Fotos

Vídeos