Proponen gravar con un impuesto a quienes no procreen

Incentivar la natalidad es caro. En el caso de China, supondría desembolsar un mínimo de 200.000 millones de euros. Por eso, algunos en el gigante asiático consideran que, ya que ahora se trata de una cuestión de Estado, las parejas sin hijos deberían ser quienes sufraguen las medidas que se aprueben. De hecho, el mes pasado, dos académicos propusieron crear un fondo de fertilidad que se nutra de un impuesto especial que se cobrará a los ciudadanos de menos de 40 años que tengan menos de dos hijos. De ahí se pagarían los diferentes subsidios que el Gobierno chino está contemplando aprobar, algo similar a lo que se hace actualmente con fondos de desempleo o de maternidad.

No obstante, la juventud se opone a este tipo de medidas recaudatorias. «A nuestros padres les dijeron que solo podían tener un hijo. A nosotros nos quieren obligar a tener dos. Estas son cuestiones privadas», criticaba un usuario de Weibo, el Twitter chino. Otros analistas se oponen con razonamientos similares. «Esta propuesta es equivalente a una multa para castigar a quienes no tengan dos hijos. Es importante eliminar las restricciones, pero eso no puede convertirse en una excusa para recaudar dinero de la gente», argumentó el sociólogo Ma Guangyuan en Sina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos