El papelón de Puigcorbé

Juanjo Puigcorbé no piensa dejar su asiento de concejal en la capital catalana. :: Quique Garcíaefe/ /
Juanjo Puigcorbé no piensa dejar su asiento de concejal en la capital catalana. :: Quique Garcíaefe / /

El actor que cambió la interpretación por la política ha sido expulsado de ERC por maltratar a sus subordinados. De izquierdas, republicano e independentista, se aferra a su cargo y seguirá en Barcelona como concejal no adscrito

FERNANDO MIÑANA

Juanjo Puigcorbé está ante el papel más peliagudo de su vida. El cómico, que dejó la interpretación para dedicarse a la política, que se presentó como número dos de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en las elecciones municipales de 2015, ha sido expulsado del partido después de conocerse, según informó 'El Periódico', un informe que denunciaba que Puigcorbé, concejal del Ayuntamiento de Barcelona y delegado de Cultura de la Diputación, maltrataba a sus subordinados con «menosprecio y soberbia». Pero el actor, a unos días de cumplir 63 años, se ha enrocado y, pese a que el 8 de junio anunció que dejaría el cargo, ha decidido seguir, al margen del grupo político, como concejal no adscrito.

Al final ha revocado su decisión, rebelándose así ante el líder de los republicanos en Barcelona, Alfred Bosch, y el vicepresidente de la Diputación, Dionís Guiteras, que exigieron su marcha. Bosch, con quien ahora no se habla, fue, curiosamente, su mentor en la política y llegó a decir de él que era «nuestro Sean Connery», forzando un paralelismo con el celebérrimo actor que reclama la independencia de Escocia.

Puigcorbé, maragallista, de izquierdas, republicano e independentista, parece radicalizar su perfil con decisiones que para unos son anecdóticas y para otros una provocación, como cuando, en febrero, catalanizó su nombre y pasó a llamarse Joan Josep Puigcorbé. Con aquella decisión solo logró unos cuantos insultos y alentar la 'catalanofobia'.

Este republicano que representó al rey Juan Carlos en la 'tv movie' de Telecinco titulada 'Felipe y Letizia' acaba riñendo con todos. Su anterior escarceo político fue hace años, cuando presentó a Zapatero en el mitin de Barcelona donde prometió que avalaría la reforma del Estatut. Luego quedó desencantado con el presidente del Gobierno socialista y pasó a dedicarse a meterse con él cada vez que le ponían un micrófono delante.

Puigcorbé quedó fascinado por la interpretación cuando en COU (el equivalente ahora a 2º de Bachillerato) eligió como optativa 'Expresión dramática'. Aquel adolescente se exprimió para compaginar devoción y obligación. Se levantaba de noche para trabajar de madrugada en Mercabarna, luego iba a la Universidad, donde se matriculó en Física y Filosofía y Letras, y por la tarde se entregaba al teatro en el grupo que creó con sus compañeros.

Las artes escénicas ganaron aquel pulso y dejó los estudios académicos para ingresar en el Institut del Teatre. En 1976, con 21 años, ya vivía de la interpretación tras debutar haciendo de Nerón en una obra de Alfonso Paso. Desde entonces ha hecho de casi todo: actor, director de teatro y de ópera, guionista de cine, actor de doblaje... Ganó el Premio Nacional de Teatro por su papel en 'Lorenzaccio', pero se hizo popular en toda España con películas muy taquilleras que luego se difuminaron con el tiempo, como 'El amor perjudica seriamente la salud' o 'Cómo ser mujer y no morir en el intento' y con el cambio de siglo comenzó a prodigarse en las series de televisión.

No le iba nada mal y dejó Barcelona para irse a vivir a la Masia Can Xiprés, en Sant Joan de Mediona, en el Alt Penedès. Allí tenía olivos y frutales que le permitían nutrirse de cerezas, almendras, albaricoques o higos. O las viñas con las que se atrevió a hacer un modesto vino blanco. Y por las noches cogía a su hija, Viena -le debe su nombre a la protagonista de 'Johnny Guitar', Vienna (Joan Crawford)-, contemplaban el firmamento y le enseñaba dónde estaban Venus, Júpiter, Saturno...

«Te vetan»

La ruptura con su mujer, Carina Hollestein, le llevó a dejar la masía y mudarse a Madrid. En 2001 conoció a su nueva pareja, la actriz Lola Marceli, durante el rodaje de una serie para Antena 3. Ambos se quedaron una casa despampanante en el Madrid de los Austrias. Un dúplex de 456 metros cuadrados con biblioteca, gimnasio y terraza que puso a la venta por más de dos millones de euros cuando decidió regresar a Barcelona.

Fueron los años turbulentos en los que denunció que una cadena de televisión le había hecho la cruz. «Si no perteneces a determinados círculos, te vetan. Los Goya (no llegó a estar ni nominado) son una buena muestra». Así fue como el hijo del ingeniero textil, viajero empedernido y fotógrafo aficionado, volvió a su amada ciudad.

Dejó sus estudios universitarios para dedicarse al teatro independiente. A los 21 años ya vivía de la interpretación.

Además de teatro, realizó casi un centenar de películas y decenas de series. Tiene un Premio Nacional de Teatro (1987), pero nunca fue nominado a los Goya.

Participó en un vídeo en 2013, junto al escritor Quim Monzó, para animar a los ciudadanos a participar en la Via Catalana, la cadena humana para reivindicar la independencia.

Se presentó como número dos de ERC a las elecciones municipales. Logró los cargos de concejal del Ayuntamiento de Barcelona y delegado de Cultura de la Diputación.

 

Fotos

Vídeos