Palabras en lugar de sangre

La línea dura quedó aparcada nuevamente con una campaña dirigida por la directora de cine Isabel Coixet. Si el año anterior la DGT había tratado de sensibilizar a los conductores sobre los peligros de utilizar el teléfono móvil al volante, con los gemidos de un agonizante incluidos, en 2007 se insistió, una vez más, en la importancia de las medidas de seguridad. «Hay muchas razones para ponerse el cinturón. Elige la tuya y hazlo», decía el lema de la campaña. «Entre optar por la sangre y las heridas, y las palabras, hemos optado por las palabras», explicó el entonces ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. En dos anuncios, un hombre pide al espectador con actitud desafiante que se ponga el cinturón o el casco. Los motivos dan igual, solo importa que lo hagan. Ese año la cifra de muertos bajó hasta los 3.823.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos