A las ocas les llega su San Martín

A las ocas les llega su San Martín

Los gansos de la imagen pastan al sol en los verdes prados de Hagensdorf (Austria), ajenos a su destino. El señor de blanco los está engordando hasta que alcancen su peso ideal -unos 5 kilos- para sacrificarlos en su granja orgánica «con el menor estrés posible». Con sus 700 ejemplares, Siegfried Marth contribuirá a atender la enorme demanda de estas aves en la tradicional fiesta del 11 de noviembre. Si en España esa onomástica es la fecha de la matanza del cerdo, en Austria y otros países de Centroeuropa la víctima del 'Martinigansl' es la oca. Ese día el aroma de la carne asada inunda las calles en pueblos y ciudades. El ave se cocina rellena de manzanas, ciruelas y hierbas aromáticas y se sirve con col lombarda y 'Knödel', una especie de albóndigas de patata, y vinos de la región. ¿Y qué tiene que ver San Martín de Tours con los gansos y con los cerdos? El hombre nació en la actual Hungría en el año 316, sirvió en la Guardia Imperial Romana y, según la tradición, Jesús se le apareció en forma de mendigo. La leyenda cuenta que, cuando su nombre sonó para obispo, el humilde religioso se escondió en un establo, pero los gansos le delataron con sus graznidos. Y por ese 'pecado' siguen pagando. Lo de los cerdos es pura coincidencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos