«Escucho la música que haya en ese momento en la radio o la TV»

- Le gusta conducir y lo hace muy rápido. ¿Cuántos puntos del carné le faltan?

- No iré tan rápido porque solo me falta uno (se ríe). Es cierto que me gusta conducir. Voy mucho a Valencia y ahora suelo usar el AVE pero antes iba en coche y con frecuencia hacía ida y vuelta en el día.

- Los actores suelen decir que les gustaría morir en el escenario. ¿A usted le gustaría hacerlo en el podio?

- Lo primero que se me ocurre es que me gustaría no morir de ninguna manera. ¿Morir escuchando música? Una vez, en Bilbao, dirigí un concierto de la Sinfónica invitado por Juanjo Mena, que entonces era su titular. En la primera parte tocamos 'Alegrías' de García Abril y 'Harold en Italia' de Berlioz. Al llegar al descanso, se descubrió que una señora había fallecido. No hubo segunda parte, claro. ¿Cómo me gustaría morir? No lo sé. Será como tenga que ser.

- ¿Con qué obra le gustaría decir adiós a los auditorios?

- Con 'La infancia de Cristo' de Berliz. Frühbeck y yo la hemos hecho muchas veces. Termina con un coro a capella y un amén.

- ¿Qué música escucha cuando no está trabajando?

- No busco una en concreto. Suele ser la que haya en ese momento en la tele o la radio.

- ¿Es capaz de distinguir una grabación suya en una obra en la que existan muchos registros?

- A veces sí, no siempre.

- ¿Con qué compositor muerto le gustaría poder tener una larga charla para hablar de música y de la vida?

- Con Beethoven, para preguntarle cosas que me parecen incomprensibles de su obra.

- Dígame cuál es en este momento el mejor director de orquesta.

- Zubin Mehta me gusta mucho. Era muy amigo de mi hermano José Luis. Le he visto hacer en Valencia 'Fidelio' y algunas obras de Wagner muy bien hechas. Y no se me olvidará que fue el único director que fue a ver a Celibidache al hospital cuando estaba ya muy enfermo.

- Como oyente, ¿le emociona más un cuarteto de Beethoven, una zarzuela de Vives, un tango de Gardel o un bolero de Armando Manzanero?

- Los cuatro me parecen estupendos y los cuatro me emocionan. Ahora, si tuviera que dar más mérito, escogería el cuarteto de Beethoven.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos