«Hay mucha envidia en quien nos descalifica»

Tiene algo muy claro. «A esos que recurren al tópico para referirse a los andaluces como unos vagos me los llevaba yo un día a mi empresa para que vieran cómo nos dejamos la piel todas las mujeres que allí trabajamos». La diseñadora Juana Martín (Córdoba, 1974) se revuelve contra las «etiquetas» que no representan a la generalidad: «¿Que aquí dormimos la siesta? Por supuesto, a ver quién sale a la calle a las tres de la tarde en verano con casi 50 grados al sol».

Su trabajo como diseñadora de trajes de inspiración flamenca ha alimentado con frecuencia y con demasiada simpleza alusiones al estereotipo andaluz. «Ha habido crónicas de mis desfiles que, a lo largo de los años y de forma reiterada, insistían en las referencias al flamenco y al folclore cuando lo que allí se había presentado nada tenía que ver con eso», apostilla. Le duele que términos como flamenco y folclore «se manoseen frívolamente por quienes no saben que son parte de nuestro ADN y, además, marca España». La cordobesa presume de cómo los estilistas que persiguen posicionarse en el extranjero «acaban precisamente recurriendo a esa marca España de inspiración flamenca».

Martín reivindica sus raíces y le «enorgullece» que los jóvenes continúen con las tradiciones. «Por eso no acepto que se use el tópico para denigrar nuestra cultura y forma de ver la vida -argumenta-, porque todo eso es nuestro sello de identidad». Está convencida de que quienes tiran de cliché para despreciar a los andaluces «lo hacen por envidia». «Primero descalifican, pero luego vienen aquí y se acomodan a esas costumbres que habían criticado. La tapita en la terraza, la siesta, la vida en la calle por el buen clima... No serán tan malas», sentencia.

 

Fotos

Vídeos