Collares de boda

Imagen de la boda, en la que no faltó de nada, ni siquiera la concejala como maestra de ceremonias y los canes vestidos de novios. :: apandis
/
Imagen de la boda, en la que no faltó de nada, ni siquiera la concejala como maestra de ceremonias y los canes vestidos de novios. :: apandis

Una concejala de Lorca (Murcia) 'casa' a dos canes de la Policía para cumplir el deseo de una niña discapacitada

I. CUESTA

A Marita Arcas, presidenta de una asociación de padres con hijos con discapacidad intelectual de Lorca, en Murcia, le pareció una idea fantástica. Al fin y al cabo, si ya habían logrado que uno de los niños se diera un garbeo a bordo del coche fantástico de Michael Knight, y que unas cuantas adolescentes bailaran y cantaran emocionadas en uno de los últimos conciertos de Pablo Alborán, ¿por qué no simular una boda entre 'Alma' y 'Dody'? Lo de menos, pensaron Marita y los noventa y nueve miembros restantes de la asociación, es que los futuros contrayentes fueran perros.

La propuesta que Apandis, como se llama la entidad, valoró y pudo hacer realidad el lunes gracias a la ayuda de la Policía Local de Lorca y a la concejala de Seguridad Ciudadana, Belén Pérez, partió de Vanesa, una de las niñas con parálisis cerebral. Vanesa, cuyos padres llevan años vinculados a Apandis, apeló al programa de la asociación que lleva por nombre 'Cumplimos tu sueño' y pidió que 'Alma' y 'Dody', integrantes ambos de la Unidad Canina de la Policía Local de Lorca a los que los chavales conocen desde que eran cachorros, pudieran celebrar su amor con una boda a la altura de las circunstancias.

Sin importarles lo que la gente pudiera pensar, Marita y sus colaboradores se pusieron manos a la obra mientras Vanesa se encargaba, ayudada por su madre, de confeccionar los trajes de los 'novios'. Primero hablaron con el responsable de la Policía Local de Lorca, Juan Amorós, y luego con la concejala del área, que no solo se mostró encantada con la idea de hacer realidad el sueño de Vanesa, sino que se ofreció a ser ella misma la oficiante del enlace. «Aprovechamos que tenemos medio preparado el escenario para los actos del carnaval y allí celebramos la boda», explica Marita.

Concluida la ceremonia, con varios policías locales y la propia Vanesa como testigos, los niños tiraron confeti y se hicieron fotos con los recién casados. Marita está sorprendida con que la noticia de las nupcias de 'Alma' y 'Dody' haya desatado una lluvia de burlas casi tan hirientes como las voces de aquellos que parecen haber visto en la boda canina una suerte de sacrilegio.

«Al parecer, hay quien dice que hemos simulado un altar, porque sobre la mesa hay unos candelabros, y eso les ha parecido algo horrible. Yo creo que se ha sacado de contexto. Nuestra única intención era cumplir el deseo de una usuaria de la asociación que quería que ambos perros cambiasen sus collares. Fue algo bonito y no hay nada más, no pretendimos ofender a nadie y la concejala y los policías lo hicieron en su tiempo libre», precisa, casi más enfadada con quienes han optado por ridiculizar la iniciativa. «La realidad es que nos da exactamente igual lo que digan en ese sentido. Si esto es hacer el ridículo, estoy dispuesta a seguir haciéndolo todas las veces que sea necesario».

Condecorados

Quienes seguro están encantados son los dos perros de la Unidad Canina que la Policía de Lorca creó a finales de 2016. 'Alma', una guapísima pastor alemán a la que Vanesa vistió para la boda con una suerte de vestido de tul bordado, fue la primera en llegar a la unidad y en encargarse de colaborar en las operaciones de prevención del tráfico de drogas. 'Dody', otro pastor alemán debidamente adiestrado, llegaría más tarde y se convertiría en su mejor compañero.

La Policía usa al hoy flamante matrimonio canino para realizar jornadas formativas en los colegios y apoyar terapias en centros educativos y asociaciones de discapacitados y de ancianos, dentro de un plan de desarrollo psicosocial. El año pasado, en la fiesta que se celebra el día del patrón de la Policía Local, el trabajo de 'Alma' y 'Dody' fue debidamente reconocido con sendas condecoraciones. Difícilmente podían imaginar que, a la vuelta de unos meses, además de un par de colegas laureados, se iban a convertir, ¡guau!, en marido y mujer.

 

Fotos

Vídeos