«Una camiseta te convierte en alguien dentro de la sociedad»

Camil Roca. :: r. c./
Camil Roca. :: r. c.

I. O. DE OLANO

La campaña de publicidad institucional 'Som 6 milions', encargada a finales de los ochenta por la Generalitat de Jordi Pujol con el fin de crear conciencia de país, salió de su despacho. Hoy satisface las necesidades comunicativas de British Petroleum, Nestlé, La Caixa o Volkswagen. Hablamos con el catalán Camil Roca, director creativo y ejecutivo de la agencia de publicidad Ogilvy & Mather en la Ciudad Condal.

- En plena era digital, el 'merchandising' barre como herramienta de propaganda. ¿No resulta un poco chocante?

- A mí me sorprende que funcione el de los partidos, no el de las ideas políticas. Me explico. Es más fácil comprar una camiseta que ponga 'libertad' que una que lleve las siglas de un partido. Entre otras cosas, porque vivimos en una sociedad que permite alzar la voz y ser escuchado. El mensaje ya no es siempre de los medios al público. Ahora hay un debate abierto. Por eso funciona el 'merchandising' de los conceptos y los valores.

- Y en lo alto del trono, la camiseta, que parece dotada de una facultad sobrenatural para comunicar.

- Una camiseta es una bandera. No me obliga a abrir la boca. Ya está dicho. No tengo que hablar para explicarlo. Me la pongo y me posiciona como persona, me convierte en alguien que dice algo en la sociedad. Más aún en una época, como la que vivimos, en la que se está invitando a ello de manera constante a través de las redes. Convertirte en hombre o en mujer anuncio va a funcionar siempre.

- ¿El 'merchandising' es como una bebida con gas, explosiva pero de vida corta?

- Si el valor, la causa que se defiende, aguanta, seguirá vivo; si ese concepto decae, morirá junto con todo eso. 'Just do it', de Nike, ahí sigue. ¿Por qué? Porque no apela únicamente a una marca, sino a una filosofía de vida, en este caso de dejar de hablar y ponerse a hacer lo que haya que hacer.

- ¿La marca del independentismo catalán es fruto de una estrategia ejemplar de márketing y publicidad?

- Si se refiere a la venta de la estelada, es obvio que se ha conseguido que trascienda y que se haya visto en todas partes. También se ha visto la bandera española. Ahora bien, desde otro prisma, el objetivo de la publicidad no es seguir convenciendo a los que ya están convencidos. El verdadero reto está en convencer a los indecisos. Ahora lo que tenemos es gente enarbolando banderas, unos delante de otros, pero sin una inteligencia política de comunicación para convencer al otro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos