'Baile del espagueti' para descentrar al rival en los penaltis

Final de la Copa de Europa 1984 en Roma. Enfrente, el equipo local y un Estadio Olímpico detrás. La cosa acaba en los penaltis. Le toca a Graziani, héroe del último mundial italiano en España 1982. «Pensé: el plato nacional es el espagueti. Haré las piernas espagueti». Bajo la portería empezó a moverse como si estuviera borracho. Graziani lanzó fuera y el Liverpool ganó el título. Fue la herencia de Globbelaar, ya que su equipo no volvió a ganar este título hasta 2005, frente al Milán. También en los penaltis. Dudek, el portero entonces, repitió el truco. También le funcionó.

 

Fotos

Vídeos