SE ACUMULAN LOS FRACASOSEl programa espacial ruso pierde fiabilidad

La agencia espacial rusa, Roscosmos, lanzó el pasado 28 de noviembre un cohete 'Soyuz' cargado con 19 satélites que debía poner en órbita. Sin embargo, la misión resultó un estrepitoso fracaso: por un fallo de programación, los satélites se desintegraron en la atmósfera. Fue el último de una larga serie de fallos que han minado la enorme credibilidad que acumulaba la veterana institución.

En mayo de 2015 el programa espacial ruso sufrió otro duro batacazo. El día 14 se destruyó el satélite mexicano de comunicaciones 'MexSat-1' al producirse un fallo en el lanzamiento del cohete portador 'Proton M', que se desvió de su órbita. Un día antes, el carguero espacial 'Progress' fuera incapaz de activar sus motores para corregir la órbita de la Estación Espacial Internacional. El mes anterior, un fallo similar provocó la destrucción de otra nave de carga 'Progress', que llevaba alimentos y oxígeno para los inquilinos de la plataforma orbital. Otro 'Progress' se estrelló en Siberia poco después de su lanzamiento en 2011.

Además de los 'Progress', el programa nuclear ruso se sustenta en los cohetes 'Proton', que entraron en servicio en 2001 y son capaces de poner en órbita cargas de hasta 23 toneladas. Sin embargo, desde su puesta en servicio han sufrido multitud de accidentes, perdiendo satélites comerciales y militares por valor de muchos millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos