Sánchez recurre a Trump, Bolsonaro y Vox para arañar los últimos indecisos a Iglesias

Pedro Sánchez camina rodeado de simpatizantes. / AFP

El líder del PSOE hace en Barcelona una defensa encendida de España como país abierto en el que caben «todos»

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

«Todo está muy abierto». Es lo que aseguran en el comité de estrategia del PSOE. A tres días para las elecciones generales y sin datos sociológicos que poder esgrimir ante la prohibición legal de publicar encuestas, los socialistas han decidido redoblar los llamamientos a la participación y a la concentración del voto de la izquierda. Los últimos sondeos, conocidos antes de los debates de RTVE y Atresmedia, situaban a Pedro Sánchez en cabeza, a una distancia considerable del PP, aunque necesitado, de nuevo, de quienes fueron sus socios en la moción de censura. El jefe del Ejecutivo aspira a una distancia más sólida y este jueves advirtió con insistencia en el riesgo de confiarse demasiado.

«Mirad lo que pasó en Estados Unidos; nadie daba un duro por Donald Trump y ganó. Mirad a Brasil; gobierna Bolsonaro. En Andalucía nadie pensaba que gobernaría Juan Manuel Moreno Bonilla y ahí está con Vox. ¿Y en Finlandia? Los sondeos situaban a la ultraderecha como quinta fuerza; quedó segunda a solo 6.000 votos de los socialdemócratas», dijo de carrerilla durante un acto en Pinos Puente, Granada. «No nos vale con ganar -remarcó- hay que ganar y gobernar».

El mensaje está dirigido a los propios votantes socialistas pero sobre todo, él mismo lo subrayó, a los de Unidas Podemos que ahora se debaten entre repetir su voto de 2016 o cambiarlo. Los socialistas creen que Pablo Iglesias hizo un buen papel en los dos debates de principios de semana, en los que se reivindicó como única garantía de que Sánchez no se escorará hacia el centro derecha, y que su mensaje ha calado. Los trackings internos apuntan en esa dirección. Por eso Sánchez lleva dos días tratando de neutralizarlo.

«Mi compromiso es que voy a gobernar con los valores de izquierdas del PSOE, que es lo que he hecho estos diez meses, pero antes del 29 de abril lo importante es el 28, tenemos que garantizar que España no retrocede 40 años y el único que puede garantizar eso es el PSOE» , reiteró.

«Siempre 'sí'»

 A estas alturas, los asesores de Sánchez creen que ya se ha decantado casi un 80% del voto, pero con varias provincias abiertas en canal pequeñas modificaciones pueden producir grandes cambios. De ahí que el jefe del Ejecutivo apelara también, por la mañana en una entrevista en TVE, a los dubitativos de Cs, aprovechando la herida abierta por el fichaje del popular Ángel Garrido. «Si no son capaces de gobernarse entre ellos, cómo van a gobernar España», dijo.

En Barcelona, hasta donde voló para participar en el acto de fin campaña del PSC por la tarde, reivindicó además su patriotismo. «Tenemos una enorme fortuna de haber nacido y de vivir en España -dijo- y cuando escucho a la derecha decir que lo que nos jugamos es España 'sí' o 'no', yo digo: 'España siempre sí', pero una España en la que cabemos todos». Como otras ocasiones, garantizó también que no habrá referéndum de independencia y acusó a los secesionistas de mentir a la ciudadanía.