La lotería del voto 176

La lotería del voto 176
FRANCISCO SUÁREZ ALAMODirector Canarias 7

Quince diputados y once senadores. Es lo que está en juego para Canarias en las elecciones generales del próximo día 28 pero, más allá de esos números, la atención está centrada en ver si vuelve a darse la carambola del último mandato de Mariano Rajoy y una de las dos versiones del nacionalismo -Coalición Canaria (CC) o Nueva Canarias (NC)- se convierte de nuevo en el voto 176 que facilita la investidura y la gobernabilidad. Es como si esos dos partidos aspirasen al Gordo de la Lotería de Navidad habiendo comprado un solo décimo y lo cierto es que la suerte ya les sonrió: es más, Ana Oramas fue el voto 175 que evitaba la derrota del PP y Pedro Quevedo el 176 que permitía, por ejemplo, aprobar los Presupuestos Generales del Estado.

Las circunstancias, sin embargo, han cambiado. Ahora esas dos variantes del nacionalismo temen que la polarización del voto se los lleve por delante el día 28 y que ambos partidos se queden sin escaño. Entonces habría que ver qué diputados de las formaciones de implantación estatal asumen lo que se denomina 'la voz canaria' en las Cortes y se erige en defensor de propuestas para compensar los condicionantes económicos y sociales derivados de la lejanía de la península y la fragmentación territorial. En ese sentido, el Gobierno que se forme tras el 28-A tiene que mejorar la participación canaria en los Presupuestos, garantizar el desarrollo reglamentario de la nueva Ley del Régimen Económico y Fiscal del archipiélago y asumir que la actualización del Estatuto de Autonomía aprobada por las Cortes en octubre de 2018 sube notablemente las cotas de autogobierno de las islas.

En 2016 el PP se hizo con seis de los quince escaños en el Congreso, seguido del PSOE con tres (incluido Quevedo, pues socialistas y NC confluyeron en una lista conjunta que ahora no se repite); Podemos consiguió también tres; Ciudadanos sacó dos; y CC repitió con Ana Oramas.

Además de la incógnita del voto nacionalista, sobresalen en esta campaña las dudas sobre el impacto real de Vox y su capacidad de arañar votos al PP.