«La reducción del déficit es un objetivo irrenunciable»

Daniel Fuentes, responsable de Economía en el comité de estrategia del PSOE, en la sede del partido. / Virginia Carrasco

No contempla otro escenario que llegar a un acuerdo con empresarios y sindicatos para modificar la reforma laboral

Amparo Estrada
AMPARO ESTRADAMadrid

Daniel Fuentes ha saltado del gabinete de Presidencia al comité de estrategia del PSOE en esta campaña electoral. Estar en el Gobierno les ha hecho más prudentes en sus propuestas.

-Dicen que su política económica es compatible con la reducción del déficit, pero las políticas de gasto que han aprobado aumentan el desajuste de las cuentas.

-No es cierto que haya un incremento del déficit. Las medidas de gasto de lo que se conoce como los viernes sociales vienen acompañadas de medidas de ingresos. Es verdad que no han coincidido en el tiempo. El decreto de diciembre aportaba unos 3.000 millones más de ingresos a la Seguridad Social. Con lo que el impacto en el déficit es reducido. Del 2,6% del PIB con que cerramos 2018 pasaremos al 2,1% este año, según las cifras de AIReF, aunque el Gobierno estima un 2%.

-Precisamente la AIReF advirtió que de haberse aprobado los Presupuestos el déficit hubiera sido mayor.

-En el proyecto de Presupuestos para 2019 llevábamos un incremento estructural de ingresos en torno a 5.400 millones, de los cuales la AIReF evaluó como factibles 3.400.

-¿Cuánto más quieren recaudar con sus medidas?

-Tenemos un objetivo de ir a la convergencia con Europa. España recauda el 38% del PIB, unos ocho puntos menos de lo que es habitual en los países de nuestro entorno. Esa diferencia no se puede recuperar en uno o cuatro años; tiene que ser gradual, acorde al momento del ciclo económico y debe ir acompañada de una convergencia de gastos y de una reducción de déficit, que es un objetivo irrenunciable.

LAS CINCO MEDIDAS PRIORITARIAS PARA EL PSOE

Proyecto de Presupuestos Generales del Estado.
Lo primero que haría el PSOE sería elaborar unos Presupuestos para 2019 conforme a los que no obtuvieron respaldo en el Congreso en la anterior legislatura. «No exactamente los mismos, pero en esa línea: que respeten siempre la constante reducción del déficit pero que atiendan al gasto social».
Pensiones.
Garantizar por ley la revalorización de las pensiones y abrir la reforma del sistema de cara a garantizar la sostenibilidad en el medio y largo plazo. Reformar el factor de sostenibilidad y eliminar el déficit en cinco años.
Reforma laboral.
Nuevo Estatuto de los Trabajadores, que garantice la participación de los trabajadores en las empresas y refuerce el papel de la negociación colectiva y el diálogo social. Tres tipos de contrato: indefinido , temporal y formativo. Los autónomos cotizarán en función de sus ingresos reales. Estatuto del Becario, limitando el encadenamiento de periodos en prácticas.
Pacto por la educación.
«Formación, educación y mercado laboral tienen que ir de la mano y es la piedra angular que debe resolver los grandes problemas de la economía española, que son productividad y precariedad en el mercado laboral».
Vivienda.
Construcción de nueva vivienda de alquiler social. Reestablecer la renta básica de emancipación para jóvenes con ingresos bajos.

-¿Es el momento de subir impuestos en un momento de desaceleración europea?

-Es el momento de acompañar al ciclo con medidas que combinen esa recuperación del gasto social con sentar las bases para el crecimiento futuro. Y para actuar hoy necesitamos recursos. La reducción del déficit debe continuar; esto es innegociable, pero se puede hacer no sólo reduciendo el gasto sino vía ingresos.

-¿Subirán el IRPF?

-No tenemos previsto tocar el IRPF. Tenemos impuestos similares a nuestros vecinos pero recaudamos menos. ¿Por qué? Una parte puede que sea por fraude pero hay otra evidente que no se ha atacado hasta ahora: nuestro sistema fiscal está trufado de deducciones y exenciones, que además de restar recursos afectan al crecimiento y son regresivos.

«Sin duda, hará falta una reforma del sistema de pensiones. Pero dejemos de asustar: no está en quiebra»

-¿Se replantearán el diseño del sistema de pensiones?

-Lo que nos tenemos que replantear todos es cómo hacemos que sea sostenible a medio y largo plazo. De dónde van a a venir los recursos que necesitamos para mantener el poder adquisitivo de las pensiones, que es nuestro compromiso, sin desequilibrar las finanzas públicas. No parece razonable que sigamos financiando prestaciones no contributivas con cargo a cotizaciones. Esa parte debe ir a cargo de los Presupuestos. Sin duda hará falta afrontar una reforma. Pero dejemos de asustar al pensionista: ni el sistema está en quiebra y, por supuesto, tiene solución. El gasto en pensiones está en el 13% del PIB, las proyecciones de la AIReF hablan de que en el pico máximo pasaremos al 16% del PIB. España ingresa por impuestos ocho puntos menos de la media europea, hay margen incluso si nos quedamos a la mitad de camino de la convergencia.

-¿Qué harían con las pensiones de viudedad?

-Obviamente se mantienen en los términos actuales y, obviamente también, habrá una reflexión en el marco del Pacto de Toledo para ver de qué manera hacemos sostenible ese paquete que tiene particularidades propias. Nacieron para paliar unas necesidades que hoy siguen existiendo pero de otra manera.

-¿Revalorizarán las pensiones siempre con el IPC?

-Con el IPC cuando sea positivo, nadie está pensando en que si es negativo bajen.

Empleo

-Pedro Sánchez prometió que lo primero que haría al llegar al Gobierno sería modificar la reforma laboral. No lo hizo. ¿Qué proponen ahora?

-Pretendemos revertir los aspectos más lesivos. En la negociación colectiva debe prevalecer el convenio sectorial sobre el de empresa. Con 84 diputados y de manera unilateral no había posibilidad de hacerlo. También queremos reducir el número de contratos a tres: fijo, temporal y de formación. Todo ello con el acuerdo de los agentes sociales.

-¿Y si no llegan a un acuerdo con empresarios y sindicatos? .

-Es que tenemos que llegar a un acuerdo.

-¿Subirían el impuesto al diésel? Venía en los Presupuestos para 2019 pero no en el programa.

-Los impuestos no los vemos como iniciativas aisladas. Forma parte de una estrategia de transición ecológica que va más allá de lo meramente fiscal. El Gobierno tiene claro que es necesario empezar a enviar señales de que una de las grandes transformaciones es la energética y ambiental.

-Por dejarlo claro, entonces se subiría el impuesto al diésel.

-Eso no se ha descartado.

-¿Qué líneas rojas pondrían si hubiera una negociación con Podemos para formar Gobierno?

-Eso está fuera de lugar ahora mismo porque no sabemos los resultados electorales ni quién querrá pactar. Sería imprudente poner líneas rojas en una negociación que no sabemos si va a existir o con quién va a existir.

-¿Qué coincidencias encuentran con Ciudadanos?

-Ciudadanos llegó al debate político con un relato económico propio, que tenía robustez interna, pero lo han abandonado. Ya casi no hablan de sus propuestas económicas, están en otras peleas. Nosotros no hemos cerrado puertas a nadie y no las vamos a cerrar.

-¿Qué proponen en vivienda?

-Hay que tratar, de la mejor manera posible, que viviendas vacías salgan al mercado pero sobre todo queremos la construcción de vivienda social en régimen de alquiler.