Vodafone despedirá a uno de cada cuatro empleados por la guerra de precios

J.A.BRAVO

madrid. Vodafone perdió la batalla del fútbol televisado -lo hizo por incomparecencia, al retirarse de la puja multimillonaria por los derechos de la Champions League y LaLiga que ganó Telefónica-, y ello le ha pasado una factura severa cuyo alcance no ha concluido. El último capítulo fue el anuncio, ayer, de un «procedimiento de despido colectivo» que terminará afectando a prácticamente uno de cada cuatro integrantes de su plantilla actual, integrada por cerca de 5.100 personas.

Tras la caída de ingresos en la filial española de la multinacional británica de las telecomunicaciones -el 3,2% en su último semestre fiscal (2.421 millones de euros), que concluyó en septiembre-, la empresa no había planteado nada oficialmente.

De hecho, en la última presentación de resultados su presidente, António Coimbra, sostenía que ese descenso entraba en sus previsiones, defendía que «hay negocio más allá del fútbol» y negaba que fueran entrar en una guerra de precios con los operadores 'low cost' para ganar nicho de negocio por ahí.

 

Fotos

Vídeos