Las ventas de automóviles vuelven a caer tras prohibir los de combustión desde 2040

R. C.

madrid. Por tercer mes consecutivo, en noviembre las matriculaciones de turismos y todoterrenos registraron un volumen de 91.063 unidades, lo que representa un descenso del 12,6% en comparación con el mismo mes del año anterior, según datos de las asociaciones de fabricantes (Anfac), concesionarios (Faconauto) y vendedores (Ganvam).

Las principales patronales de la automoción española recalcan que la caída de la demanda responde a una corrección del adelanto de las compras que se vivió en julio y agosto por el efecto de la entrada en vigor del WLTP (el 1 de septiembre), a una incidencia en los sistemas de registro de la DGT en los últimos días y a la «incertidumbre» que se vive el mercado sobre cómo se desarrollará el sector y la economía en los próximos meses tras el anuncio del Gobierno de prohibir a partir de 2040 la venta de coches diésel y gasolina.

Por su parte, el diésel continuó en noviembre por detrás de la gasolina, al igual que en el resto del año. Así, el mes pasado, el 61,3% de las entregas correspondió a modelos de gasolina, frente al 30,5% de los diésel y al 8,2% de los híbridos y eléctricos. En el acumulado del año, el 52,8% de los turismos y de los todoterrenos tenía un motor de gasolina, frente al 33,8% de los modelos diésel. Los híbridos y eléctricos coparon el 5,9% de las entregas.

Por canales, las ventas a empresas cerraron el undécimo mes del año con un volumen de 29.327 unidades, lo que supone una caída del 12,3%, mientras que en el acumulado del año las entregas corporativas alcanzaron 386.155 unidades, un 16,9% más.

 

Fotos

Vídeos