El tribunal europeo también se equivoca

El TJUE tuvo que rectificar su sentencia sobre la discriminación que había en España en las indemnizaciones a fijos y temporales

A. B.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) se ha convertido en el gran protector al que apelan las asociaciones de consumidores frente a los desmanes de la banca y a un Supremo demasiado sensible a sus intereses. El varapalo que dio al alto tribunal español en las cláusulas suelo ha quedado para siempre grabado en la memoria. Pero el hecho de que todo acabe en la Corte de Luxemburgo también tiene sus riesgos. Para empezar, los plazos se alargan y para cuando llega su pronunciamiento puede ser demasiado tarde. Además, el TJUE también se equivoca a veces y tiene que rectificarse.

Basta recordar el lío que montó al exigir que se iguale la indemnización de temporales, fijos e interinos en aquella sentencia de 2016 que puso patas arriba el mercado laboral español. Muchos juristas advirtieron entonces de que el fallo era una «aberración» y, de hecho, el TJUE lo rectificó dos años más tarde. En junio del presente ejercicio se enmendó la plana a sí mismo y asumió que puede haber una indemnización mayor para los trabajadores indefinidos pues el sentido de esta compensación es justo resarcir del carácter imprevisto de la ruptura de la relación laboral. En el caso de temporales e interinos ya se sabe cuándo expira el contrato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos