La Semana Santa impulsa el empleo al mejor nivel desde el verano de 2008

Se crearon más de 186.000 nuevos puestos en abril y el número de parados se redujo en 91.500, las segundas mejores cifras de toda la serie histórica

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

El mercado laboral está mostrando síntomas de fortaleza que cobran mayor importancia en el momento actual, en el que comienza a hablarse del inicio de una nueva recesión a nivel mundial y cuando ya hay síntomas de una cierta desaceleración de la economía. Sin embargo, el empleo sigue creciendo con dinamismo, más de lo que lo hace el PIB, y abril así lo ha confirmado al darse de alta 186.785 nuevos cotizantes a la Seguridad Social, una cifra que solo se superó en 2017, cuando ganó algo más de 212.000 cotizantes, según los datos publicados este lunes por el Ministerio de Empleo. Se trata, por tanto, del segundo mejor abril de todas la serie histórica.

Sin duda la Semana Santa ha tenido mucho que ver en este empuje, puesto que este año la época vacacional se retrasó hasta abril (el año pasado fue en marzo), algo que se pone en evidencia también porque la inmensa mayoría del trabajo generado es en el sector servicios, fuertemente ligado al turismo.

De igual manera, el paro se redujo en 91.518 personas, el segundo mejor dato en un mes de abril de toda la serie, lo que supone una caída interanual del 5,17%, un buen ritmo que no obstante es inferior al de los otros años, tal y como admitieron desde el Ministerio de Trabajo, aunque lo achacaron a que en la actualidad hay un mayor número de ocupados o en búsqueda activa de empleo en el mercado laboral. De esta forma, la cifra total de parados descendió hasta los 3,16 millones, el menor nivel en un mes de abril de los últimos diez años.

Por su parte, la cifra total de afiliados se elevó hasta los 19,23 millones, la cifra más alta desde julio de 2008 y ya cada vez más cerca del máximo alcanzado en 2007, cuando había registrados 19,49 millones de cotizantes. Desde febrero de 2013, cuando se tocó mínimos en afiliación, se han creado más de tres millones de empleos y la afiliación femenina marca récords desde hace varios meses (8,93 millones), hasta el punto de que se prevé que en mayo se supere ya por primera vez en la historia los 9 millones de mujeres trabajando al tener un avance superior al de la afiliación masculina (3,1% frente a 2,7%).

Y es que en los últimos doce meses el sistema ha ganado 551.901 afiliados, lo que representa un ritmo interanual de crecimiento del 2,9%. «El empleo sigue evolucionando mucho más vigorosamente en España que en el resto de la Unión Europea», se jactó el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, quien además explicó que estos datos son «una magnífica noticia para la sociedad española», puesto que, «a pesar de todas las incertidumbres, la economía está sorteando muy bien la ralentización» y se aleja de «esa serpiente de la desaceleración, algo que -aseguró- no es aplicable por el momento a las cuentas del sistema de la Seguridad Social».

La hostelería lidera la creación de empleo en abril, con 85.493 afiliados más, pero todos los sectores registraron alzas. Así, en segundo lugar se sitúa el comercio, con 12.781 ocupados más, seguido de las actividades administrativas y el transporte, con aumentos superiores a los 10.000 afiliados. La industria, por su parte, generó 7.500 puestos de trabajo y crece a un ritmo del 2,6%, mientras la construcción modera su avance al sumar 3.850 trabajadores. Además, el mes pasado se dieron de alta más de 12.000 autónomos, lo que supone el menor alza desde 2013.

Menos contratos indefinidos

Donde sí ha habido una cierta ralentización es en el número de contratos realizados: se firmaron un total de 1.765.185, lo que supone una reducción de 7.372 (-0,42%) con respecto al mismo mes de 2018 y la primera vez que desciende desde septiembre de 2018. Además, cabe resaltar que la contratación indefinida volvió a caer por tercer mes consecutivo: se firmaron 174.980 contratos fijos, lo que supone 4.841 menos que en marzo, mientras que la contratación temporal, con 1,59 millones de contratos, registró un crecimiento intermensual de 60.178 contratos. Asimismo, la caída interanual se acelera hasta el 7,75% en la contratación indefinida, algo que desde el Gobierno intentaron justificar por el «efecto innegable de la desaparición del contrato de emprendedores», que «se contabilizaba como indefinido pero no se comportaba como tal» y que el actual Ejecutivo suprimió en enero.