Los vigilantes de seguridad del aeropuerto de Barcelona mantienen la huelga indefinida

Agentes de la Guardia Civil y de los Mossos d'Esquadra trabajan en el área de control de seguridad de Aeropuerto de El Prat. / Efe

Habrá servicios mínimos del 90% en los controles

EUROPA PRESSBarcelona

Los trabajadores de Trablisa, empresa encargada de los filtros de seguridad en el aeropuerto de Barcelona, han decidido mantener la huelga indefinida y de 24 horas convocada a partir de las 00.00 horas de este viernes, ha informado el asesor del comité de huelga, Juan Carlos Giménez.

Los vigilantes de seguridad de El Prat han votado este jueves por amplia mayoría rechazar la propuesta que la empresa planteó en la mediación del miércoles al considerar que no satisfacía sus demandas de mejoras salariales y laborales, como el plus de un euro por hora trabajada para compensar la sobrecarga de trabajo.

La votación ha empezado a las 10 horas y se ha extendido durante la jornada de este jueves hasta las 18.30 horas, y han participado unos 177 trabajadores de una plantilla de 500 personas: 175 han votado 'No' a la propuesta de la empresa y dos han votado que 'Sí'.

Los trabajadores en huelga de Trablisa -adjudicataria del servicio de seguridad en el Aeropuerto de Barcelona desde junio de 2018 y hasta mayo del año que viene- se concentrarán el viernes desde las 12 horas hasta las 15 horas en la entrada principal de la terminal 1 del aeropuerto de Barcelona.

En una atención a los medios, Giménez ha indicado que esperaban una baja participación en la votación porque muchos trabajadores habían defendido que no valía la pena venir a votar una «propuesta de nada», pero que con los votos registrados se ha mostrado que los vigilantes de El Prat no están conformes con lo planteado por la empresa.

«Hoy hemos hecho la votación de la propuesta que trajo la empresa, que recordemos que era de 0,0, por lo tanto no era una propuesta demasiado válida», ha subrayado Giménez y ha explicado que uno de los trabajadores que ha votado 'Sí' ha dicho que se había equivocado.

Colas en El Prat

Giménez ha defendido que ninguno de los trabajadores de Trablisa incumplirá los servicios mínimos porque no quieren ser despedidos, y ha asegurado que no habrá colas en el Aeropuerto de Barcelona que estén provocadas por los trabajadores.

«Si hay colas, y esto ya se ha dicho por activa y por pasiva, es porque el aeropuerto de El Prat se ha quedado pequeño y hay pocos controles», ha sostenido y ha agregado que la huelga se produce en agosto, en temporada alta.

Preguntado por las colas en los controles que ha habido en huelgas anteriores, ha subrayado que éstas se produjeron porque había falta de personal, que ha remarcado que actualmente se ha ampliado, y muchos filtros de seguridad estaban cerrados: «Siempre se ha acusado a los vigilantes de que esas colas las provocaban ellos y es falso».

Los trabajadores

Los vigilantes de El Prat piden mejoras laborales en cuestiones como garantizar que reciben la formación necesaria y que estén todos formados, que se garanticen dos fines de semana libres al mes y unos descansos mínimos, y que la empresa se haga cargo de los costes de aparcamiento o habilite una zona gratuita para el estacionamiento de vehículos.

También reclaman que se garantice la paridad de la plantilla porque subrayan que las vigilantes tienen una carga de peso superior al tener que encargarse de los filtros de seguridad de las usuarias y siendo menos mujeres que hombres trabajando -la empresa cifra la paridad en el 38,81%-.

Algunas de estas demandas ya fueron pedidas por los trabajadores durante la huelga de 2017, cuando la adjudicataria era Eulen, y el comité critica que aún no se han aplicado, pese a que la empresa se comprometió a hacerlo en el laudo de obligado cumplimiento.

Servicios mínimos

La Delegación del Gobierno de Cataluña decretó unos servicios mínimos del 90% para la huelga, los mismos que en la huelga de 2017, al considerar que los servicios ofrecidos por Trablisa se consideran «esenciales» al encargarse de la prestación de servicios de seguridad en un aeropuerto.

Giménez ha remarcado que estos servicios mínimos implican «no tener derecho a huelga», y ha alertado de que en una jornada normal no trabaja el 90% de la plantilla de Trablisa y que la empresa tendrá que recurrir a trabajadores de vacaciones y de baja, que calcula que son unos 100.

También ha señalado que la empresa está ofreciendo trabajar desde el viernes hasta el domingo a vigilantes de otros aeropuertos para cubrir los puestos necesarios durante la huelga: «Hay dinero para los que vengan a sabotear la huelga de Barcelona pero para los de Barcelona no hay dinero».

Temas

Huelga