Las cotizaciones crecen más del doble que los salarios

Las cotizaciones crecen más del doble que los salarios

Los trabajadores ganan seis décimas de poder adquisitivo al aumentar sus remuneraciones un 1,7% hasta los 1.876 euros de media

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Tener un trabajador para las empresas es hoy un 2,1% más caro que un año atrás, según los datos del primer trimestre de 2019 extraídos de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral publicada hoy por el INE. Así, por cada empleado se pagó de media 2.550,27 euros, lo que supone algo más de 52 euros que el pasado ejercicio y el mayor incremento de los últimos cinco años. La mayor parte de este coste va a parar el bolsillo de los trabajadores, puesto que el coste salarial supuso de media 1.876,19 euros, mientras que los 674 euros restantes se destinaron al pago de las cotizaciones, las percepciones no salariales como son las indemnizaciones por despido y las subvenciones y bonificaciones.

Sin embargo, mientras que los salarios se impulsaron un 1,7% en este inicio de año, las cotizaciones obligatorias se incrementaron un 3,6%, por lo que crecieron más del doble que las remuneraciones. Esto es consecuencia del fuerte encarecimiento de las cuotas a abonar a la Seguridad Social que aprobó el Gobierno para este 2019, cuando subió un 22,3% las bases mínimas de cotización –­en línea con el alza del Salario Mínimo Interprofesional (SMI)– y un 7% las bases máximas, al tiempo que incrementó más de 5 euros de media la cuota mensual a los autónomos, encareció la cotizaciones de las empleadas del hogar y de los contratos de corta duración, así como otra serie de medidas destinadas a aumentar la recaudación del sistema, lo que ha permitido que sus ingresos crezcan por encima del 8% en mayo, más que los gastos, algo inusual en los últimos años. De esta forma, los empresarios pagaron en concepto de cotizaciones obligatorias 615 euros al mes de media por cada trabajador, lo que supone 21,5 euros más que en 2018, el mayor repunte de la última década.

Los salarios, por su parte, registraron la mayor subida desde el cuarto trimestre de 2013, gracias al fuerte incremento del salario mínimo y al acuerdo de negociación colectiva firmado el pasado mes de julio por los sindicatos y la patronal que recomienda alzas superiores al 2%. Así, los trabajadores han ganado seis décimas de poder de compra en este primer trimestre tras dos años en los que se registraron pérdidas a pesar del notable crecimiento del PIB y de los beneficios de las empresas, según resalta UGT en un comunicado.

Dentro del apartado 'otros costes', las subvenciones y bonificaciones registraron el mayor alza de todos los componentes al dispararse un 6,1% hasta suponer 11,1 euros al mes por trabajador. En el lado contrario, las percepciones no salariales disminuyeron siete décimas debido fundamentalmente al descenso de las prestaciones sociales directas y de las indemnizaciones por despido.