Rato y Bosé se incorporan a la lista de morosos con Hacienda

Rodrigo Rato. :: reuters/
Rodrigo Rato. :: reuters

Mario Conde, que eleva el 50% su 'agujero' fiscal, sigue entre los 4.318 españoles que deben 15.300 millones

JOSÉ M. CAMARERO MADRID.

El 'annus horribilis' de Rodrigo Rato no tiene fin. La Agencia Tributaria ha puesto la guinda a un periodo convulso salpicado de citas y condenas judiciales con la incorporación del que fuera vicepresidente económico del Gobierno, director gerente del FMI y presidente de Bankia a la lista de contribuyentes que tienen deudas millonarias con el fisco. La de Rato supera por poco el millón de euros, que sirve a la Administración para incluirle en el que ya es su cuarto listado actualizado de grandes morosos con el erario público. El antiguo político atribuye esta situación a que no ha podido depositar la fianza de su deuda al tener embargados sus rentas y bienes.

Rato se incorpora así al colectivo de 4.318 contribuyentes que deben dinero a todos los españoles. En esta ocasión, hay un 5% menos de ciudadanos o empresas en la lista frente a los del año pasado, aunque el importe conjunto que deben al Estado solo ha disminuido un 0,4%, hasta 15.300 millones. Es la cuantía con la que, por ejemplo, el Presupuesto casi podría pagar las dos nóminas extra anuales de las pensiones, sin tener que tirar de deuda pública o la 'hucha de las pensiones'.

Al colectivo señalado públicamente por Hacienda -lo hace desde 2015 como vía ejemplarizante para que todos los contribuyentes asuman sus responsabilidades- también se ha sumado el cantante Miguel Bosé. Su deuda fiscal se aproxima a los 1,9 millones. Reaparece el exfutbolista brasileño del FC Barcelona, Dani Alves, con 2,6 millones. Se da la circunstancia de que el jugador es uno de los contribuyentes que el año pasado abandonaron la lista, tras deber 1,3 millones en 2016.

Uno de los casos más llamativos es el de Mario Conde. El expresidente de Banesto adeuda casi 15 millones a Hacienda. Esta cuantía es un 50% superior a la que aparecía reflejada en ese mismo 'ranking' fiscal el año pasado, cuando apenas rozaba los 10 millones. Este incremento puede deberse al afloramiento de determinados procesos tributarios que Conde tenía pendiente de dilucidar con el fisco, y que se pusieron de manifiesto -en su contra- antes del pasado 31 de diciembre.

Más allá de estos casos de políticos, artistas, banqueros o deportistas mediáticos, el grueso de las cuentas pendientes con Hacienda lo mantienen 3.978 empresas -desde negocios personales hasta grandes corporaciones-, un 12% menos que el año pasado, pero cuyos importes rozan los 14.600 millones.

'Ladrillo', sin visos de pagar

Las arcas públicas aún se ven impactadas por el lastre que supuso el 'boom' del ladrillo hasta hace una década. Entre todas las empresas sobresalen las cuentas pendientes que tiene Reyal Urbis (361 millones). Paradójicamente, y como en otros muchos casos, la inmobiliaria se encuentra en pleno proceso de liquidación. También es abultada la cuantía comprometida por Oceanus Maritimes (casi 228 millones). A esta empresa, radicada en la Isla de Man y que posee el yate Topaz -uno de los más lujosos del mundo-, se la relaciona con el jeque Mansour bin Zayed Al-Nahyam, propietario del Manchester United. También morosas son Nozar, que debe casi 198 millones, y Martinsa-Fadesa, en liquidación, con más de 50 millones.

El ocaso de la construcción tiene un fiel reflejo tributario plagado de deudas en casos enquistados año tras año como el del empresario cordobés Rafael Gómez Sánchez -conocido como 'Sandokán'-, uno de los iconos del pelotazo inmobiliario, con siete firmas que suman un agujero superior a los 188 millones. Otros grandes proyectos vinculados a la burbuja también mantienen cuentas pendientes con Hacienda: la empresa Polaris World (Murcia) adeuda más de 23 millones; la vinculada a Marina D´Or (Castellón), casi 34 millones; y el Aeropuerto de Ciudad Real, siete millones.

Muchos empresarios siguen anclados a esta lista. Así, varias sociedades ligadas a Arturo Fernández, exvicepresidente de la CEOE y presidente de CEIM -la patronal madrileña-, deben más de 19 millones; Luis Miguel Rodríguez -'el chatarrero', propietario de Desgüaces La Torre-, adeuda 14,3 millones.

También las sagas familiares mantienen importantes rotos fiscales. El de los Ruiz-Mateos se deriva en dos vías. Por una parte, la familia debe 1,9 millones, mientras que la sociedad Nueva Rumasa aún tiene impagos por un valor cercano a los nueve millones. Por su parte, la deuda de los Serratosa -valencianos accionistas de Air Nostrum- asciende a 15 millones, aunque la lista (cerrada a 31 de diciembre de 2017) no recoge el cobro realizado en 2018 tras la subasta de parte de sus activos.

En el campo textil, la empresa de los diseñadores sevillanos Vitorio & Lucchino, actualmente en concurso de acreedores, adeuda 2,66 millones. Pero no son los únicos del sector: también figura Reig Marti (2,7 millones), así como las firmas de moda Hakei y Caramelo (un millón cada una); la cadena de complementos Dayaday, propiedad del grupo Tous, con 1,3 millones; Fun & Basic (2,1); la sociedad Volvoreta, propiedad de la diseñadora Kina Fernández (1,6), o la quebrada Géneros de Punto Ferry's (7,6).

Otros 340 particulares

En total, son 340 las personas físicas que se encuentran en esta situación comprometida con el fisco. Los perfiles de ciudadanos son de lo más variado . Lideran el 'ranking' los hermanos Cort Lagos (Luis y Cristina), con una deuda de 28 y 27,8 millones, respectivamente. La familia es propietaria de gran parte de los terrenos del nuevo barrio de Valdebebas, próximo al aeropuerto de Barajas y donde se encuentra la nueva Ciudad Deportiva del Real Madrid. Desplazan al segundo puesto de la lista al empresario Agapito García Sánchez (casi 17 millones). Supera la deuda de 10,5 millones Jesús Ruiz, presidente de Aifos, una de las inmobiliarias que más dinero debe.

No consiguen zafarse del estigma deudor personajes más conocidos como el mediático abogado Emilio Rodríguez Menéndez (3,6 millones), quien llegó a estar huido en Argentina de la Justicia española; el escritor César Vidal (2,1 millones); la presentadora de televisión Patricia Conde (1,8 millones); o el expresidente del Real Madrid, Lorenzo Sanz (1,3 millones).

Más

 

Fotos

Vídeos