Los premiados con El Gordo de Navidad ganarán más este año a costa de Hacienda

Los primeros 10.000 euros estarán exentos de tributación, lo que eleva la cuantía neta de las mayores recompensas en 1.500 euros al décimo

EDURNE MARTÍNEZ

madrid. En los años anteriores a la crisis, la Lotería de Navidad -y el resto de juegos de azar- no pagaba impuestos. Los afortunados podían disfrutar del premio íntegro, aunque el 'palo' fiscal solía llegar al año siguiente por las ganancias a declarar en Patrimonio e IRPF. Sin embargo, la falta de ingresos del Estado motivó que a partir de 2012 se cambiara la ley, de modo que los sorteos de Loterías y Apuestas del Estado pagarían a Hacienda un 20% de lo que superara el mínimo exento.

Pues bien, ese mínimo exento de tributación sube ahora -tras una enmienda de Ciudadanos a los Presupuestos de 2018- de los 2.500 euros de estos pasados años a 10.000, una cantidad que irá subiendo a 20.000 euros en 2019 y 40.000 euros en 2020. Así, aunque la probabilidad de ganar El Gordo continúa siendo de una entre 100.000, los primeros 10.000 euros de ese premio de 400.000 al décimo estarán exentos de tributación, según han previsto en la Agencia Tributaria. Por tanto, el afortunado que el año pasado se llevó 320.500 euros netos este 2018 ganará un poco más, 322.000 euros.

De esta forma, además de los premiados con El Gordo, a todos los que les toquen más de 2.500 euros en la Lotería de Navidad de 2018 ganarán más que el año pasado. Los afortunados que se lleven el segundo premio, de 125.000 euros al décimo, recibirán un neto de 102.000 euros en vez de los 100.500 de 2017. El tercer premio, de 50.000 euros por décimo, dará 42.000 euros por boleto en vez de los 40.500 del curso anterior. Lo mismo pasa con el cuarto y con el quinto, con la particularidad de que como este último no llega a 10.000 euros (6.000 euros al décimo) los ganadores no tendrán que pagar nada a Hacienda por primera vez desde que se aplica dicha ley.

Sobre cómo declararlo, Hacienda es muy previsora y lo cobra antes de que se pueda gastar, igual que con la nómina y las retenciones de IRPF. Lo único a tener en cuenta es si el dinero recibido se reinvierte, ya que sus rendimientos sí deberán tributar en forma de intereses bancarios o por el Impuesto de Patrimonio.

¿Y si se reparte?

Además, desde que en 2012 se decidió que Hacienda se quedaba con el 20% del premio ya no se incluyen en la base imponible del IRPF, por lo que tampoco habrá que pagar más en la declaración de la renta anual. Y de la misma forma no influye a la hora de acceder a ayudas públicas, como becas o prestaciones sociales.

Si el ganador es una empresa, asociación, fundación o cooperativa, las obligaciones fiscales cambian. El dinero quedará integrado en su base imponible del Impuesto de Sociedades, y se descontará la retención de la cantidad que resulte a pagar. Y cuando el premio es compartido, algo común en la Lotería de Navidad, es muy importante avisar de ello cuando se recoge en la administración. Si no podría terminar tributando por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que debería pagar quien recibe el premio y cuyo porcentaje dependerá de la comunidad de donde sea el ganador.

 

Fotos

Vídeos