El polémico cobro de equipaje de mano, bajo vigilancia

J. A. B. MADRID.

La resistencia de Ryanair a la hora de aplicar las normas europeas va más allá del mercado laboral. Viene ocurriendo en materia de indemnizaciones por retrasos en los vuelos y otras incidencias, y puede terminar pasando con sus nuevos cobros de comisiones por equipaje.

De hecho, las autoridades de competencia italianas van a prohibirle cargar a sus clientes un suplemento por equipaje de mano en cabina, un nuevo cargo que la aerolínea de bajo coste y su rival Wizz Air iban a aplicar desde el 1 de noviembre. Ante la polémica generada, Ryanair ha concedido un «período de gracia» a sus clientes en los primeros días. Después les cobrará entre seis y ocho euros por la típica maleta de cabina, si bien llevar un bolso, un maletín o una mochila pequeña seguirá sin suponer un coste aparte.

La Comisión Europea (CE), «consciente» de las dudas de legalidad que presenta la nueva política de equipaje de Ryanair, ha ido recabando información. En España, el Ministerio de Fomento también lo está estudiando «en detalle».

A su vez, las comisiones de Transportes y de Medio Ambiente del Europarlamento están analizando varias quejas de asociaciones de consumidores. Corresponden tanto del nuevo cargo como de la práctica de la compañía de asignar asientos separados a familias, cobrándoles luego un extra por viajar juntos.

Respecto a las indemnizaciones por retrasos, y tras multiplicarse las demandas por las últimas huelgas de sus tripulaciones en varios países, Ryanair va a cambiar sus condiciones generales de uso para que solo se puedan reclamar en un tribunal irlandés. Desde la CE le han advertido de que eso es «claramente contrario a las reglas de consumo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos