La paga compensatoria de los pensionistas costará 386 millones

El coste final para las arcas públicas será del doble, unos 770 millones, dado que este incremento del gasto quedará consolidado

EDURNE MARTÍNEZ MADRID.

A comienzos de año los pensionistas recibirán una paga compensatoria que ajustará el aumento de las pensiones aplicado (1,6%) respecto a la inflación de diciembre (previsiblemente del 1,9%), aunque solía cogerse noviembre como mes de referencia. Esta denominada 'paguilla' costará 386 millones de euros a la Seguridad Social y se imputará en el gasto del año que viene, según anunció el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, tras el desayuno de trabajo ofrecido ayer por la ministra Valerio organizado por Europa Press.

Y es que cada décima de desviación del IPC respecto al índice acordado supone un coste de 128,6 millones de euros. Un desembolso que se queda consolidado y, por tanto, pasa a engrosar en otros 386 millones los compromisos del sistema de protección para el próximo año.

Más allá, Granado explicó posteriormente durante la jornada '¿Dónde está el Pacto de Toledo?' organizada por Fundación AXA, que esa paga no estaba prevista en los Presupuestos de este año, por lo que hay que buscar una forma de financiación adicional. Criticó lo «mucho» que les ha costado poder contabilizar el dinero que debían desembolsar en pensiones por el incremento del 1,6% que se aprobó en el Parlamento, hasta que dieron con la cifra de 1.600 millones. «Añadir a esos 1.600 millones otros 386 millones más será algo complicado, por lo que lo haremos con cargo al Presupuesto del año que viene». Esa es la razón por la que se tomará como referencia el IPC de diciembre en vez de el de noviembre.

Nómina de 9.300 millones

Por su parte, la ministra adelantó durante su intervención el dato de la nómina de las pensiones contributivas de noviembre, que asciende a la cifra récord de 9.287,27 millones de euros, un 4,85% más que en el mismo mes de 2017. La pensión media se sitúa en 959,91 euros al mes, lo que supone un aumento interanual del 3,7%. Y según los datos publicados ayer por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, el número de pensionistas avanzó en noviembre un 1,1% respecto al mismo mes de 2017, hasta las 9,67 millones de pensiones, otro nuevo récord del sistema.

«Hay que garantizar la viabilidad del sistema y su acción protectora a largo plazo por el reto demográfico al que nos enfrentamos», destacó Valerio, que apostó por llegar a 2023 con el sistema «saneado» porque será el año en que comience a jubilarse la generación del 'baby boom'.

Sobre la sostenibilidad del sistema de pensiones habló también durante la jornada organizada por AXA la exportavoz del Pacto de Toledo del PSOE, Isabel López i Chamosa, que destacó que actualmente hay un millón más de pensiones que hace una década: «Aunque nos parece mucho, en los próximos diez años la subida será mayor y habrá muchas más». «No hay más solución que hablar de ingresos», valoró, estableciendo la necesidad de un impuesto que vaya directamente a la cuenta de la Seguridad Social.

 

Fotos

Vídeos