El Pacto de Toledo frena las reformas unilaterales de las pensiones

LUCIA PALACIOS

madrid. No más reformas de pensiones unilaterales, como la que llevó a cabo el Gobierno del PP en 2013. Es con lo que quiere acabar la comisión del Pacto de Toledo, pues introducirá una nueva recomendación, la 0, para garantizar que cualquier Ejecutivo de turno deba someterse al Parlamento.

No será la única recomendación nueva, habrá otras dos más: una para introducir la economía robotizada y las nuevas tecnologías en el sistema, pues la irrupción de las plataformas tecnológicas está cambiando el modelo del mercado laboral, y otra para implicar a los jóvenes en el sistema y garantizarles una prestación ante la falta de credibilidad que hay actualmente. Así el número final de propuestas, aunque siguen sin tener carácter vinculante, se eleva de las 21 actuales a 24.

Por el momento la única que han logrado cerrar es la número 2, que trata precisamente sobre el tema más espinoso de todos: la revalorización de las pensiones. Finalmente todos los grupos salvo ERC suscribieron de manera oficial un acuerdo por el que se hará «en base al IPC real». Esquerra justificó su negativa porque el texto es «demasiado abierto», lo que puede dar lugar a que se convierta en «papel mojado», pues esa fórmula no «garantiza» que la actualización sea revisable cada año «pase lo que pase». Incluso no descarta emitir un voto particular. PSOE y Podemos consideran un error que ERC se haya desmarcado y confían en que se sume luego. «Cuando vea materializado el IPC en los Presupuestos Generales se le acabarán esas dudas preventivas que tiene», dijo la portavoz del partido morado, Aina Vidal, quien insistió en que se trata de un texto «absolutamente garantista» y que habla del IPC «con nombre y apellidos».

Pero no lo ven así de claro otras formaciones como PP, Ciudadanos y PDeCAT, que consideran que se deja la puerta abierta a poder introducir algún otro indicador además de los precios, para que -tal y como desean- en tiempos de crisis las pensiones más altas puedan subir menos que la inflación. La clave está en la redacción, tal y como insinuó ayer el portavoz popular, Gerardo Camps, a la ministra Magdalena Valerio desde la tribuna del Congreso. Subir las pensiones con el IPC real siempre «no es lo que se preacordó, salvo que la ministra de Economía no entienda la diferencia entre 'en base a' y 'conforme a'», ironizó. Camps confirmó a este medio que las recomendaciones 3 a 14 ya están también «preacordadas». Sobre ello el portavoz de Ciudadanos, Sergio del Campo, suscribió que ya hay documentos redactados de las 14 primeras, aunque en su opinión no hay consenso en la 7, que trata de la modernización e información al ciudadano, ni en la 9 que versa sobre las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

Así la comisión seguirá sus encuentros semanales con la recomendación 15, la relativa a la suficiencia de las pensiones, y dejará la 1, sobre fuentes de financiación y la sostenibilidad del sistema, para el final.

Más

 

Fotos

Vídeos