El Pacto de Toledo se atasca en la importancia del IPC para revalorizar las pensiones

Decenas de pensionistas ayer, junto al Congreso, pidieron que suba su prestación con el IPC «real». :: efe/
Decenas de pensionistas ayer, junto al Congreso, pidieron que suba su prestación con el IPC «real». :: efe

La comisión no logra aún consensuar, tras dos años de trabajos, el nuevo índice de revalorización donde la inflación será un «elemento troncal»

LUCÍA PALACIOS

madrid. No fue posible. Había cierto optimismo en que el Pacto de Toledo, en su primer encuentro tras el parón estival, cerrara ayer un acuerdo sobre la nueva fórmula de revalorización de las pensiones pero, una vez más, los grupos parlamentarios volvieron a emplazarse para dentro de una semana a fin de desatascar la situación. Ni siquiera sirvió de acicate la manifestación de decenas de pensionistas a la misma hora frente al Congreso de los Diputados.

Tanto partidos de derechas como de izquierdas coinciden en que es necesario garantizar el poder adquisitivo de las pensiones utilizando como elemento «troncal» el IPC. Ese paso ya se dio antes del verano, aunque el PP en principio se oponía en volver a indexarlas a los precios. Sin embargo, la diferencia reside en si este elemento será el único que se tenga en cuenta para dicha revalorización e incluso que sea siempre así, o bien en momentos de crisis puedan entrar en juego otros factores como los salarios o el PIB, de forma que solo se asegure la subida de las prestaciones más bajas.

«Acercar posturas no es tan fácil», se disculpó la portavoz del PSOE en esta comisión parlamentaria, Mercè Perea, una de las voces que abogaron la semana pasada por la necesidad de cerrar un acuerdo en este punto ya. Y es que éste es uno de los principales escollos del Pacto de Toledo, que lleva ya dos años de trabajo sin que por el momento se haya cerrado recomendación alguna.

«Las posiciones no son fáciles y lo que podemos hacer es una redacción que permita interpretaciones en detrimento de lo que consideramos que es la garantía sí o sí del poder adquisitivo», apuntó, al tiempo que reiteró que las recomendaciones tienen que ser «lo suficientemente claras» para que «no pueda volver a pasar lo de 2013», en referencia a la reforma de las pensiones del PP, que introdujo el polémico Índice de Revalorización (IRP) que abocaba a los pensionistas a una subida de solo el 0,25% cada año siempre que la Seguridad Social tuviera déficit.

Ahora están de acuerdo en dar carpetazo a este IRP que condenó el año pasado a los pensionistas a perder poder adquisitivo. Pero la cuestión es encontrar una fórmula con la que todos los grupos parlamentarios se sientan cómodos y en la que también entre en juego el diálogo social. En este punto, el portavoz del PP, Gerardo Camps, explicó que se están acercando posturas para que haya una mayor participación por parte de patronal y sindicatos.

Podemos, mayor claridad

Pero mientras que PP, Ciudadanos, PNV e incluso el PSOE están dispuestos a ello, Podemos por el momento se cierra en banda mientras la recomendación no incluya claramente que «sí o sí» las pensiones, «todas», subirán siempre al menos lo que suban los precios. A este respecto, Aina Vidal, su portavoz, defendió que el IPC debe ser un elemento «mínimo» y, a partir de ahí, pueden entrar en juego otros factores cuando la bonanza de la economía lo permita. Lo que quiere el partido de Pablo Iglesias es que todas las pensiones suban según la inflación, e incluso que cuando se pueda las mínimas lo hagan incluso todavía más.

Ciudadanos, por su parte, se mantiene también firme en su posición: IPC sí, pero no puro y duro, sino que se deben admitir «ciertos matices», pues lo contrario -critica- sería hacer «populismo». «La única fórmula que habrá de llegar a un acuerdo es flexibilizarlo, de forma que el mecanismo permita tomar decisiones desde un extremo hasta otro», explicó su diputado Sergio del Campo.

Desde el PNV, a su vez, defendieron que «todos sabemos cuáles son nuestros márgenes y nuestros problemas», mientras que ERC apostó por el IPC «siempre que sea positivo y revisable a final del año». Por tanto, habrá que esperar a la reunión del miércoles próximo, aunque el objetivo de lograr un pacto en octubre se antoja cada vez más complicado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos