Los operadores inmobiliarios dudan de los planes en vivienda

J. A. B. MADRID.

En el Ministerio de Fomento estiman que actuando sobre la oferta inmobiliaria en arrendamiento pueden 'matar dos pájaros de un tiro'. De un lado, paliar el problema social del acceso a la vivienda; por otro, rebajar los precios del alquiler inmobiliario.

Por eso, aparte de reformar la Ley de Arrendamientos Urbanos para alargar plazos de los contratos y reducir las garantías a los dueños, quieren impulsar la promoción de 20.000 viviendas protegidas en alquiler a precios limitados. Pero en el sector sus planes han generado dudas, empezando por los plazos.

En Fomento hablan de cuatro a seis años para tener listos esos pisos, pero analistas y profesionales inmobiliarios estiman que es demasiado tiempo, ya que para entonces la situación actual «probablemente haya cambiado».

Piden que recurra al 'stock' de vivienda en manos de la banca, sobre todo de la Sareb, antes de lanzarse a la promoción «desbocada»; y que no peque de «intervencionista», ante el riesgo de que pueda terminar reduciendo más la oferta por falta de interés de los propietarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos