Más de la mitad de las autorizaciones de VTC están en manos de una decena de empresas

Cientos de conductores de VTC participaron a finales de septiembre en las protestas de Madrid por el decreto de Fomento. :: g. navarro/
Cientos de conductores de VTC participaron a finales de septiembre en las protestas de Madrid por el decreto de Fomento. :: g. navarro

Fondos, conocidos inversores, directivos del sector digital, las propias Uber y Cabify e incluso exresponsables del taxi concentran la propiedad

J. A. BRAVO MADRID.

A la espera de que el Parlamento debata y, en su caso, apruebe el decreto del Ministerio de Fomento que traslada a las comunidades autónomas y los ayuntamientos el nuevo campo de batalla entre el taxi y los vehículos de alquiler con conductor (VTC), la patronal de estas últimas empresas, Unauto, evalúa qué estrategia seguir. Los recursos ante la jurisdicción contencioso-administrativa parecen probables, e incluso se estudia acudir al Tribunal Constitucional por un tema competencial. Pero ¿quién está llevando la estrategia realmente?

Según fuentes del sector las grandes decisiones parten de poco más de una decena de sociedades. Conforme a los datos registrales, más de la mitad de las 12.142 autorizaciones de VTC contabilizadas al cierre de septiembre -frente a las 65.688 licencias de taxi, una proporción de una a cinco muy por debajo de la ratio legal 1/30- están en sus manos.

Y si sumamos las entre 7.000 y 9.500 autorizaciones aún pendientes de resolución por la justicia -el Tribunal Supremo está validando desde hace tiempo las que quedaron suspendidas entre 2013 y 2015 por un vacío legal-, se estima que algo menos de una treintena de inversores concentrarían más de 10.000. Eso supondría unos activos valorados en 500 millones de euros si se considera el precio medio de reventa.

En distintas páginas webs aún se encuentran ofertas de traspaso en una franja de 40.000 a 50.000 euros, aunque si se venden en paquetes el precio disminuiría. Eso supone hasta 1.388 veces más que los 36 euros que, de media, pagó cada titular de esos permisos en tasas (el documento en sí es gratis). Pero ya no se alcanzan los 80.000 euros que se llegaron a pedir en el momento de mejores expectativas de los VTC. Ahora empiezan a verse anuncios de entre 10.000 y 20.000 euros según la ciudad, aunque con una ganancia mínima de 278 veces más -para el taxi serían 270 veces en promedio, según las mismas fuentes, tomando un precio de 135.000 euros-.

El póker de sociedades que concentran un mayor número de autorizaciones lo encabeza Moove Car, que tiene flota propia de vehículos y conductores asalariados para tratar de ser alternativa a las dos grandes plataformas del sector, Uber y Cabify -que también poseen más de 400 y los 'alquilan' a sus conductores-. Se estima que controla 4.100 tras comprarle casi la mitad a Ares Capital, la sociedad de inversión de los hermanos Juan y Ramón Ortigüela, a quien los taxistas denunciaron por especulación -han dispuesto de más de 150 sociedades tenedoras de permisos de VTC, de los que todavía mantienen más de 600-.

Moove tiene entre sus socios al presidente de la banca privada Lazard, Jaime Castellanos; al máximo accionista de la firma de componentes de automóvil Gestamp, Jon Riberas; y al fondo financiero King Street. No es el único grupo de inversores que se juntan en las VTC.

Auro es la matriz de dos sociedades, Gestaxi y Cibeles Comfort Cars, lideradas por el exdirigente del taxi José Antonio Parrondo. Tiene ya 1.000 autorizaciones -cifra que espera triplicar gracias al Supremo- y en ella participan los fundadores de la red social Tuenti, Félix Ruiz y Zaryn Dentzel, junto a un exdirectivo de Google, Bernardo Hernández.

Parrondo no es el único exjefe del taxi reconvertido. Gabriel Moragues lo fue en Baleares y ahora su empresa tiene 700 permisos de VTC. Otro antiguo líder del sector, José Luis Funes, dispone de algo más de 60.

Vector Ronda, participada por Cabify, tiene casi 700 autorizaciones y también espera llegar a las 3.000 en los tribunales. Entre sus socios figura Rosauro Varo, uno de los artífices de Pepephone. Y la lista sigue.

 

Fotos

Vídeos