Miles de empleados públicos siguen a la espera de la subida salarial del 2018

El incremento del 2,25% pactado para el 2019 está condicionado a que haya Presupuestos, aunque el Gobierno podría aprobarlo vía real decreto

L. PALACIOS MADRID.

Los empleados públicos han tenido este año una subida salarial del 1,75%, tal y como se suscribió en el acuerdo firmado entre Gobierno y sindicatos el pasado mes de marzo. La inmensa mayoría de funcionarios vio reflejada esta alza en sus nóminas una vez aprobados los Presupuestos Generales, pero no todos. Así, miles de trabajadores del Estado siguen a la espera de que se materialice este incremento, pese a que el año está llegando ya a su fin. Se trata, principalmente, del personal laboral que trabaja para las empresas públicas del Estado, como son Correos, Paradores, Tragsa, Adif, la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, Navantia, Aena, Museo del Prado... Afecta a más de 90.000 personas, a las que hay que añadir otros 1.000 que trabajan para Patrimonio Nacional, a los que esta semana les ha llegado una propuesta para empezar a negociar, según informa el sindicato CSIF.

Y es que, pese a que son empleados públicos, se rigen por sus propios convenios colectivos. Así, por ejemplo, recientemente se suscribió el convenio para los trabajadores del Banco de España, que recoge ya ese aumento del 1,75%.

Pero el acuerdo firmado incluía además las subidas para los próximos dos años. Así, se pactó que en 2019 las remuneraciones de los funcionarios se elevaran un 2,25% con carácter fijo -que podría aumentar otro 0,25% si el PIB crecía un 2,5% o más- y en 2020 un 2% ampliable a 3% en función de la evolución de la economía. De esta forma, en tres años el incremento salarial de los empleados públicos podría llegar hasta un 8,8%, después de años de congelación e incluso recortes. Sin embargo, esta subida está condicionada, en principio, a que se aprueben los Presupuestos Generales para 2019, algo que no parece muy probable a día de hoy.

Es por esto que los sindicatos se están movilizando para exigir al Gobierno que garantice la subida del 2,25% del próximo año aunque no haya cuentas y exigen que lo haga mediante la aprobación de un Real Decreto. «No estamos dispuestos a que se tome la costumbre de retrasar la subida salarial», explican fuentes de CSIF, que denuncian que el Ejecutivo está utilizando a los empleados públicos como «rehenes de la negociación presupuestaria» y por eso amenazan con movilizaciones si no lo hacen.

Desde el Ministerio dirigido por Meritxell Batet muestran su «rotunda voluntad» de cumplir el acuerdo firmado en su totalidad, incluidas las subidas salariales, haya o no Presupuestos. Sin embargo, fuentes cercanas a la negociación explican que lo que no tienen es el compromiso de que sea en enero, por lo que se temen una vez más un retraso a la espera de que se aprueben las nuevas cuentas o bien se descarten.

 

Fotos

Vídeos