El Ibex-35, en la encrucijada: ¿logrará subir o le queda más por sufrir?

Los expertos no descartan que el índice caiga por debajo de los mínimos anuales, aunque también aconsejan aprovechar para comprar

CRISTINA VALLEJO MADRID.

El Ibex-35, entre principios de agosto y el 7 de septiembre, cayó desde niveles cercanos a los 9.900 puntos hasta perder los 9.200 y situarse en mínimos desde diciembre de 2016. En la semana que termina, el índice ha tratado de rebotar, pero con indecisión a veces. Las dudas respecto a lo que se puede esperar del selectivo persisten: el mercado sigue vulnerable a noticias sobre los emergentes y la guerra comercial.

Eduardo Bolinches, de Bolsacash, dice que la última reacción alcista «viene provocada por la extrema sobreventa que acumula el selectivo, el regreso de los inversores al parqué tras las vacaciones y el soporte de los 9.200 que si bien el viernes, 7 de septiembre, fue perforado al cierre, no fue testeado en la siguiente sesión y, por lo tanto, podemos decir que el primer asalto de los bajistas a ese nivel se saldó con un fracaso». Pero añade que mientras el Ibex-35 no sea capaz de reconquistar los 9.400 puntos de manera consistente, el nerviosismo y la tensión no desaparecerá. Bolinches añade: «Perder los 9.200 puntos sin previamente alcanzar los 9.400 implica que los bajistas ni se han inmutado y, por lo tanto, nos abre un escenario de testeo a los 8.956».

En tendencia bajista

Carlos Hernández, de Andbank, amplía el foco: afirma que la tendencia del Ibex-35 es bajista desde mediados de mayo de 2017. Y que se aceleró en las correcciones de febrero y mayo de este año, cuando llegó a los 9.300-9.250 puntos. Este nivel, dice Hernández, es clave, puesto que su superación entre diciembre de 2016 y enero de 2017 llevó al Ibex-35 a alcanzar los 11.149 que marcó en mayo de 2017 para luego regresar a los niveles de partida. Haber perdido esos 9.250 puntos a principios de septiembre anula, continúa Hernández, los 11.149 puntos como objetivo alcista.

Pero también explica: «El hecho de que de momento sólo se haya producido un cierre bajo los 9.250 y sin haber sido muy por debajo no debería ser una señal alarmista, pero sí es una señal de aviso. Habría que vigilar los 9.111, ya que de perderlos se podría confirmar la búsqueda de niveles de soporte claves, siendo dos los más importantes: el primero, en torno a los 8.512; el segundo, el situado en torno a los 7.500».

Ya tenemos unos primeros niveles clave dentro del mercado bursátil español. Por abajo, los que no hay que perder: los 9.111 puntos; por arriba, los que hay que recuperar: los 9.400.

Roberto Moro, de Apta Negocios, cree que el Ibex-35, en el corto plazo puede llegar a recuperar hasta los 9.500 o los 9.600 puntos, pero ello no asegurará contra las caídas. En su opinión, luego podría volver a bajar hasta los 8.900. Por lo tanto, aconseja vender en los rebotes. Añade que los nuevos descensos después del rebote que ve a corto plazo serán primero más acusados en Europa, porque los índices del Viejo Continente tienen los mínimos anuales más cerca; pero que a continuación el recorte se acelerará en Wall Street, una vez pierda los mínimos de marzo.

Luis Lorenzo, de Dif Broker, en cambio, considera que a corto plazo, en el mes de septiembre, podemos ver más caídas, puesto que este mes suele ser malo para las Bolsas. En él cree que veremos el suelo del mercado. Afirma que una vez perdidos los 9.300-9.350 puntos, teóricamente tendría que irse hasta los 8.500, aunque considera que el descenso podría pararse en los 9.000 o los 8.800. Opina que entonces se podrían aprovechar los precios más bajos para formar una cartera con vistas a los cuatro o cinco meses siguientes, porque el periodo que va entre octubre y febrero suele ser bueno para la Bolsa. Añade que se podrían tomar posiciones poco a poco, porque incluso ahora ya hay acciones a niveles interesantes y puede haber títulos rezagados cuando el índice haya recuperado los 9.500. En todo caso, señala que el selectivo no estará seguro hasta que rebase con contundencia los 9.350-9.500 enteros.

¿Y si se queda plano?

Victoria Torre, de Self Bank, dice que, por fundamentales, el Ibex-35 está barato. Pero también apunta que el mercado está bastante reticente con Europa por el 'Brexit', las dudas con Italia o el hecho de que, en el selectivo en particular, el 52% de los beneficios proceden de América Latina. Ello ha provocado que los flujos hayan salido de Europa hacia EE.UU. A ello se une que los bancos, si bien están atractivos por valoración, hasta que no suban los tipos no veremos mejoras en sus beneficios. Y, por último, la incertidumbre política que aflora en España, que puede retrasar decisiones de inversión o empeorar la visión que el dinero internacional tiene del país. Por eso ve al Ibex-35 especialmente ralentizado. En este escenario, Torre cree que en el índice podría comenzar a reinar la atonía y quedarse lateral, siempre y cuando no haya aparezca ningún catalizador al alza o a la baja.

Álvaro Giménez-Cuenca, de XTB, ante lo que ha sucedido en la última semana, comenta que de momento el indicador no parece capaz de consolidar los ascensos. Pero también recuerda que nueve de sus valores están cerca de máximos históricos, Amadeus, entre ellos. El problema del indicador, continúa, es que las compañías con mayor capitalización, sobre todo los bancos, Telefónica e Inditex, no están teniendo buen comportamiento. «De aquí a final de año, si tenemos confianza en los grandes valores, deberíamos ver al Ibex-35 en niveles superiores a los actuales», afirma Giménez-Cuenca. ¿Y él confía en ellos? Contesta que no será fácil ver remontar a los bancos y a Telefónica, aunque hayan descontado los problemas emergentes, pero cree que es posible con Inditex.

Oportunidad de compra

El experto de XTB cree que estos precios constituyen una oportunidad de compra. Y cree que lo que hay que hacer es formar una cartera diversificada, pero sin incluir valores que estén cayendo más que el índice, como Dia. Prefiere acompañar a la tendencia alcista de Amadeus, Viscofán o Ence, por ejemplo, u otros defensivos, como Red Eléctrica.

El más optimista es Ricardo Torrella, de Gesinter. Afirma que si en 2015 el Ibex-35 estaba en los 11.500 puntos, no hay razón para que ahora se encuentre un 25% por debajo. A la hora de aconseja oportunidades, explica que hasta ahora, los valores que mejor se han comportado han sido los más ligados a la economía real de sectores no regulados, con nombres en Europa como SAP, L'Oreal o LVMH, y en España como Grifols o Viscofán, mientras que banca y telecos han sido muy penalizados. Aunque tiene la sensación de ello puede cambiar, sería partidario de combinar los dos tipos de acciones. Añade otra clave: «El risk-on y el risk-off en el mercado lo determina el dólar: si cae, es de ayuda para la Bolsa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos