Hacienda estudia un impuesto para Amazon, Uber o Airbnb del 3%

El nuevo tributo a las tecnológicas se aplicaría a las que facturen más de 750 millones de euros a nivel mundial y tres millones en España

EDURNE MARTÍNEZ MADRID.

Por fin hay una cifra sobre la mesa. Aunque la llegada de un impuesto a las grandes tecnológicas es algo de lo que la ministra de Hacienda lleva hablando desde que llegó al cargo, hasta ahora no se había definido de qué tipo de tributo se estaba estudiando. En su comparecencia en la Comisión del Senado aseguró ayer que estudia fijar un tratamiento fiscal «adecuado» para estas compañías que, en ocasiones, «entran en competencia desleal con los sectores tradicionales».

Concretamente, la ministra ha detallado que el nuevo impuesto a las grandes tecnológicas, conocido como 'tasa Google', conllevará un gravamen del 3% en determinado tipo de actividad -en línea con la propuesta europea- y se dirigirá a gravar la venta de datos de los ciudadanos, la publicidad que se incorpora en este tipo de plataformas y las transacciones entre el comercio y los particulares.

El nuevo tributo se aplicará a compañías con una facturación mundial superior a los 750 millones de euros a nivel mundial y tres millones en España, por lo que afectará a plataformas de negocio de compra, hostelería o a «algunos» transportes. Entre ellas, las populares Amazon, Airbnb o Uber.

Pero este nuevo impuesto no se incluirá en los Presupuestos de 2019, sino que al ser fiscalidad de nueva elaboración deberá ser aprobado a través de una proposición de ley, cuya tramitación empezará «antes o a la par» que la del proyecto de Presupuestos. «Hay plataformas dedicadas a este servicio que generan miles de millones y no tributan de manera adecuada, porque la fiscalidad actual no reconoce este tipo de actividad y entran en competencia desleal con sectores tradicionales», afirmó Montero.

Las Sicav

Otro de los puntos que más polémica ha suscitado y que Unidos Podemos tiene sobre la mesa de negociación con el Gobierno es el de las Sicav. Montero avanzó antes de comparecer en el Senado que busca devolver la supervisión de estas sociedades de inversión de capital variable a la Agencia Tributaria en lugar de que lo haga la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para evitar que sean «opacas al fisco». «Queremos que destinen su trabajo a aquello para lo que se han diseñado y que no sirvan para ocultar rentas o para tener alguna actividad que sea opaca al fisco», explicó.

Además, volvió a confirmar su apuesta por una subida del tipo efectivo mínimo del 15% en el Impuesto de Sociedades para grandes empresas para que no terminen aplicándose tantas bonificaciones y exenciones que haga que «las grandes corporaciones de más de ocho millones de euros de facturación tributen a un tipo más bajo que las pequeñas», como indica los últimos datos de recaudación de la Agencia Tributaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos