La gran banca gana el 12% más a pesar de los tipos de interés bajos

El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez, en la rueda de prensa de ayer. :: efe/
El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez, en la rueda de prensa de ayer. :: efe

Las seis grandes entidades obtienen un beneficio de 13.225 millones tras mejorar los ingresos por comisiones, y a la espera del BCE

JOSÉ M. CAMARERO MADRID.

Los bancos de origen español han cosechado una buena ronda de resultados trimestrales en lo referido a sus negocios al menos hasta el pasado mes de septiembre al acumular unos beneficios conjuntos que superaron los 13.225 millones de euros, lo que supone un 12,2% más que las ganancias obtenidas en el mismo periodo del año pasado.

Con la presentación de resultados del Santander se pone fin a la publicación de las cuentas periódicas del sector en los nueve primeros meses del año, un periodo que se ha visto caracterizado no solo por unos tipos de interés que se mantienen en mínimos, sino, sobre todo, porque a lo largo de estos meses se han ido diluyendo las expectativas que se habían marcado las propias corporaciones para 2018, donde anticipaban algún movimiento por parte del Banco Central Europeo (BCE) para poner fin a su actual política de tipos de interés en mínimos.

Sin embargo, la institución presidida por Mario Draghi ya ha anticipado que, como mínimo, no será hasta el próximo verano cuando el precio oficial del dinero comience a subir. Y ni siquiera esta posibilidad está asegurada al 100%. Por eso, la banca ha ido adaptando sus estructuras de negocio para evitar una merma en sus resultados que pueda derivar en una sangría de la rentabilidad, a sabiendas de que los supervisores les exigen elevados ratios para afrontar contingencias del futuro.

La palanca de la que se ha valido el sector para mejorar sus ingresos ha sido la de las comisiones, no tanto de los productos básicos -cuentas, transferencias, etc.-, sino las tarifas relacionadas con la gestión de activos de inversión, como los fondos, los planes de pensiones o las acciones bursátiles, además de los seguros. El margen de intereses también ha mejorado gracias a una política crediticia que se ha mantenido estable frente a una nueva caída en los intereses con los que el sector retribuye a los titulares de cuentas de ahorro y depósitos.

Por otra parte, todos los bancos continúan en la senda de reducción de gastos de explotación, la reducción de oficinas y las salidas voluntarias de personal, así como en una política con la que ya no tienen que realizar tantas dotaciones para insolvencias como las que hicieron durante la crisis para afrontar impagos y los efectos del ladrillo 'tóxico'.

Con estas premisas, BBVA ha sido la entidad que más ha conseguido incrementar su beneficio neto, hasta situarlo en 4.323 millones de euros, un 25,3% más que las ganancias logradas durante los tres primeros trimestres del año precedente, achacado al impulso de los ingresos recurrentes, la contención de los gastos, los menores saneamientos y las plusvalías por la venta de BBVA Chile por un importe de 633 millones de euros.

Liderazgo del Santander

No obstante, ha sido Banco Santander la entidad que ha logrado un mayor beneficio entre los meses de enero y septiembre, alcanzando en este periodo los 5.742 millones de euros, una cifra un 13% superior a la de un año antes, debido al crecimiento de los ingresos en varios mercados, como Brasil, España, México y Portugal, y la mejora en la calidad del crédito, que compensaron «sobradamente» el impacto de las depreciaciones de algunas divisas, como el peso argentino, respecto al euro.

CaixaBank, con una mejora de las ganancias del 18,8%, ha situado sus ganancias en 1.768 millones de euros, gracias a la mayor aportación del banco portugués BPI, fortaleza de los ingresos, la reducción de las dotaciones y contención de costes.

De su lado, Bankinter ha visto crecer su beneficio durante los nueve primeros meses del año en un 7,3%, hasta situarse en 403,6 millones de euros, mientras que Bankia alcanzó unas ganancias de 744 millones de euros durante el mismo periodo, lo que representó una mejora del 0,6%.

Por el contrario, Sabadell ha sido la única entidad que ha visto una reducción de sus ganancias entre enero y septiembre. Concretamente, el banco presidido por Josep Oliu obtuvo un beneficio neto de 247,8 millones de euros, la mitad (-56,5%) de lo que ganó los nueve primeros meses de 2017.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos