EL FUTURO ERA ESTO

Esta semana un asistente a un evento de Deusto Business Alumni en el que participé como orador planteó la siguiente pregunta: «¿Cuánto falta para que vayamos por la calle hablando solos con Samantha?» Se refería al asistente personal virtual, sensible e inteligente, encarnado por Scarlett Johansson en la película 'Her'. En la respuesta, retomé un asunto que ya hemos abordado en esta columna: el cansancio ante el uso intensivo que hacemos del smartphone y su sustitución por interfaces tecnológicos en casa, en el coche o en nuestra ropa con los que interactuaremos por medio de la voz. Pero, en el fondo, la pregunta que en realidad nos hacemos todos es, «¿y cómo será el futuro?».

Esta semana, la consultora global CCS Insight desvelaba en Londres sus siempre provocadoras predicciones para el año próximo y más allá. Y su consejero delegado, Shaun Collins, conocido por «cantar» de forma visionaria operaciones en las que nadie cree, como en su día la adquisición de Motorola por Google, insistió mucho en algo que ya sabemos. El futuro será lo que marquen los nueve gigantes con capacidad de marcar la agenda: Alphabet, Amazon, Apple, Facebook y Microsoft en Silicon Valley, Alibaba y Tencent en China, y Softbank, la empresa de telecomunicaciones e internet japonesa que está invirtiendo en todos los sectores.

Sobre el móvil, los augures-expertos de CCS afirman que las pantallas flexibles llegarán en 2019, pero serán muy minoritarias al menos hasta 2022. La extensión de las redes 5G en 2019 y 2020 generará «todo tipo de dolores de cabeza de marketing» a las operadoras. Y la seguridad será una obsesión. A medida que cada vez se realizan más transacciones financieras a través del móvil, comienza a emerger una nueva generación de medidas de seguridad biométricas que, más allá del reconocimiento de huellas o del iris, nos identificarán por cómo tecleamos o hablamos al teléfono.

Pero no solo del móvil vive el hombre, como ya hemos dicho. Los altavoces inteligentes de Google, Apple y Amazon, que llegarán en masa al mercado este otoño y estas Navidades, comenzarán en 2019 a poblar los lugares de trabajo con soluciones para empresas. Citan en cabeza a Microsoft con su asistente Cortana, a Google Assistant y, sobre todo, la propuesta de Amazon Echo for Business. Imagínense arrancar una video-conferencia pidiendo a un elegante y discreto altavoz que inicie la conexión con el interlocutor, sin pasar por el vergonzante periodo de correcto establecimiento de la conexión, del audio y del video.

El futuro nos traerá, al parecer, novedades más curiosas. Según CCS, uno de los negocios que más desarrollo tecnológico conocerá es el de los rastreadores electrónicos para mascotas. En el mundo hay unos 1.500 millones de perros y gatos. Y, aquí también, Amazon, y otros como Vodafone, han identificado un suculento mercado. En el mundo de los homo sapiens, los atletas de los Juegos de París de 2024 tendrán ya pasaportes digitales anti-dopaje. Y, mientras ocurre todo esto, seguirá madurando la tendencia que -esta sí- cambiará el mundo. La interconexión e interoperabilidad entre la inteligencia artificial (para analizar y mandar), el blockchain (para verificar) y el internet de las cosas (para conectar la tecnología con los humanos).

 

Fotos

Vídeos