El expresidente de la CAM admite el cobro irregular de 600.000 euros en dietas

Modesto Crespo acepta un delito de apropiación indebida para evitar la cárcel pese a que los otros 20 exconsejeros mantienen su inocencia

D. VALERA MADRID.

La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) fue intervenida por el Banco de España en julio de 2011 y recibió una inyección de 26.302 millones de euros para su rescate, según el Tribunal de Cuentas. Ayer su expresidente, Modesto Crespo, se declaró culpable de un delito de apropiación indebida al admitir el cobro irregular de 600.000 euros en dietas entre los años 2009 y 2011. Así lo confesó el que fuera el máximo dirigente de la entidad financiera durante la primera jornada del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Alicante y en el que hay otros 20 acusados -el ex director general Roberto López y 19 exconsejeros de la Caja- que mantuvieron su inocencia.

La declaración de Crespo responde a un pacto con la Fiscalía Anticorrupción y la Plataforma de Afectados por la CAM por la que el expresidente, a cambio de reconocer el delito y de comprometerse a devolver las cantidades cobradas de forma irregular, elude la entrada en prisión al ver reducida la petición de condena de cuatro años a sólo nueve meses.

En concreto, la Fiscalía sostiene que la cúpula de la CAM cobró de forma irregular parte de sus retribuciones. En el caso de Crespo, Anticorrupción estima que percibió 600.000 euros en dietas de Tinser Cartera, una sociedad participada por la CAM, y en la que su dedicación era «inexistente». Además, recuerda que según los estatutos de la desaparecida Caja -fue comprada tras su rescate por el Banco Sabadell por el simbólico precio de un euro- el puesto de presidente era honorífico y gratuito, más allá de los gastos de dietas o por desplazamiento. Según la Fiscalía es ahí donde la cúpula de la entidad idea un plan para sortear esa prohibición mediante la creación en 2009 de un consejo de administración en la filial Tinser en la que Crespo también era presidente para justificar las dietas.

Ahora el expresidente ha acordado devolver esa cantidades mediante el reintegro de 200.000 euros de forma inmediata y los otros 400.000 euros restantes a plazos durante los dos próximos años.

Sin embargo, los otros 20 acusados se declararon inocentes. Entre ellos se encuentra el ex director general, Roberto López, a quien Anticorrupción también solicita cuatro años de prisión por considerarlo el ideólogo de este presunto sistema irregular de pago de dietas. En concreto, está acusado de un delito societario de administración desleal.

Rebaja de condenas

Anticorrupción rechazó retirar la acusación a los exconsejeros, pero sí les ha ofrecido reducir las peticiones de cárcel de dos o tres años de cárcel, según los casos, a seis y nueve meses, respectivamente, si se declaran culpables. Por su parte, la plataforma de afectados, que aglutina a un total de 800 perjudicados de la entidad financiera, sí se mostró dispuesta a exculpar a esos encausados si señalan a quienes consideran los verdaderos culpables del fraude.

 

Fotos

Vídeos