Los españoles trabajan casi seis meses al año para pagar a Hacienda

R. C. MADRID.

Los españoles han dedicado en 2018 una media de 177 jornadas de trabajo para cumplir con Hacienda y la Seguridad Social, un día menos que el ejercicio pasado, según los cálculos del 'think tank' Civismo. Por eso definió la jornada de ayer como el «Día de la Liberación Fiscal», esto es, la fecha del año en la que los ciudadanos ya han generado suficientes ingresos como para pagar sus impuestos ordinarios.

De esos 177 días las cotizaciones sociales suponen 102 jornadas de salario, a las que se añaden otras 35 por el impuesto de la renta (IRPF), 25 por el IVA, once por gravámenes especiales y cinco más por otros tributos estatales, autonómicos y municipales, por ejemplo, IBI, patrimonio, sucesiones y matriculaciones.

Todo ello deja otros 187 días de sueldo libres para el bolsillo del contribuyente. Por eso desde Civismo tachan de «cuña fiscal» el impacto conjunto del IRPF y las cotizaciones sociales (costeadas por empleado y empleador), puesto que reducen el salario neto de los trabajadores de manera significativa.

De cada 100 euros que paga el empresario en coste laboral, un ocupado de entre 16 y 29 años cobra 64,11 euros, lo que equivale a una «cuña» del 35,9 %. A su vez, los que tienen entre 30 y 44 años se quedan con 62,5 euros (37,5 %), y entre 45 y 64 años perciben 61,6 euros (38,3%).

Según Civismo, el 80 % de los contribuyentes paga más impuestos de lo que recibe en servicios y prestaciones hasta la jubilación, momento en el que cambian las tornas (pensión, sanidad, etc.). Un trabajador abonaría así entre 3.515,33 y 7.775,23 euros anuales más de lo percibido en los 35 años de carrera de cotización, para luego beneficiarse en 17.768,49 euros anuales durante dos décadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos