¿Esconde la banca más morosidad? Refinancia el doble de créditos que la UE

La presión de un Banco de España vigilante ha hecho que la cuantía de refinanciados se haya reducido en 97.500 millones en dos años

AMPARO ESTRADA MADRID.

La banca española acumula 96.500 millones de euros en préstamos refinanciados, según los datos de la Autoridad Bancaria Europea (EBA). Esto supone una ratio de refinanciación (reestructurar las condiciones de plazo de pago y/o de tipo de interés de un préstamo que no podría ser amortizado por el cliente según sus condiciones iniciales) del 4,6%. Aunque Grecia y Chipre se llevan la palma, con un 25,8% y 20,6% de créditos refinanciados, respectivamente, la tasa española duplica el promedio europeo -situado en el 2,3%-. Expertos en análisis financiero, como Joaquín Maudos, director adjunto de investigación del IVIE y catedrático de análisis económico de la Universidad de Valencia, consideran que no hay una razón clara para este desfase entre España y la media europea.

Uno de los principales objetivos de los bancos es conseguir mejores ratios de solvencia y bajar la tasa de mora. Es en este contexto donde entra en juego la especulación sobre si hay o no más morosidad de la que se admite, dado que en los años duros de la crisis financiera, antes de la reestructuración y el endurecimiento de la regulación bancaria por parte de las autoridades europeas, la refinanciación fue un mecanismo muy utilizado por algunas entidades para no reconocer como dudoso o moroso un préstamo impagado. De haberlo hecho, eso les habría obligado a llevarlo a fallidos, provisionarlo y empeorar sus ratios de capital. Ahora, el mecanismo fundamental para deshacerse de préstamos dudosos es su 'empaquetado' y venta en grandes volúmenes con grandes descuentos a fondos de los llamados 'buitre', muchos anglosajones, como Cerberos, Blackstone o LoneStar.

En todo caso, El Banco de España está desde hace tiempo muy vigilante y ha puesto el foco en las operaciones de refinanciación para que no escondan mora y respondan, efectivamente, a una estrategia de gestión de negocio bancario, no a una huida hacia adelante. Sea como fuere, la banca española ha reducido a la mitad el volumen de estos préstamos. En 2015, la tasa de refinanciación era de 8,4% y suponía un volumen de 194.000 millones de euros. Es decir, que en apenas dos años la ha bajado casi a la mitad, en parte gracias a la recuperación económica pero sobre todo porque el Banco de España endureció la vigilancia. Sin embargo, a pesar de haber bajado el volumen de refinanciaciones en 97.500 millones de euros en los últimos dos años, la cuantía que acumulan los bancos españoles representa el 22% del total europeo. Es el país con mayor volumen de refinanciados, seguido por Italia, con 66.500 millones de euros, el 15,4% del total europeo. Joaquín Maudos sostiene que le inquieta una cuantía tan elevada. Maudos explica que «no todos los préstamos refinanciados son malos», pero le «preocuparía que enmascarara algo de mora». Francisco Uría, socio responsable del sector financiero de KPMG, admite que si no son auténticas refinanciaciones «puede convertirse en un problema», pero subraya que la tendencia es descendente y que «la presión del Banco de España sobre las entidades es grande».

Activos problemáticos

Todas las entidades han hecho un esfuerzo de reducción y venta de activos problemáticos y el Banco Central Europeo apremia a que continúen en esa línea. De hecho, en septiembre de este año los activos problemáticos ascendían a 132.000 millones de euros (72.000 millones en morosos y 60.000 millones en adjudicados) y los adjudicados caerán probablemente a la mitad a finales de año con las ventas en marcha.

Mientras, la banca espera como agua de mayo la anunciada subida de tipos de interés desde el BCE a mediados del año que viene para mejorar su rentabilidad.

 

Fotos

Vídeos