DIVERSIFICA, QUE ALGO QUEDA

RAFAEL RUBIO ANALISTA DE MERCADOS

Muchos ahorradores/inversores se habrán sorprendido al comprobar los resultados de sus carteras de fondos a finales de agosto. La musiquilla del mercado bursátil español ha sido tan reiterativa como carente de la mínima alegría y expectativa. Sin embargo, los resultados de aquellas carteras no han sido tan malos e incluso en algunos casos han tenido rentabilidades, lo que ha puesto, definitivamente, de manifiesto el desigual comportamiento de la Bolsa española respecto a los principales mercados mundiales.

Es verdad que los principales mercados bursátiles europeos han registrado también un mal comportamiento en los últimos tres meses, pero podían permitírselo a la vista de los resultados que han ido acumulando en los últimos tres años: el Dax alemán, por ejemplo, gana un 21,64%; el CAC-40, un 16,30, mientras el Ibex-35 pierde casi un 6%. Esto sólo significa que las empresas cotizadas españolas se han desvalorizado entre un 20% y un 30% respecto a sus competidoras europeas.

Y los accionistas y partícipes de fondos de inversión están pagando las consecuencias de esa pérdida de valor.

Lo peor de todo es que no hay nada que permita decir que va a cambiar esta tendencia y que el mercado español recuperará una parte del terreno perdido en los últimos ejercicios. Más bien se podría apostar por lo contrario. Por eso, en estas circunstancias sólo cabe recordar a ahorradores/ inversores que la diversificación es el mejor remedio para no verse arrastrado por malos comportamientos locales o sectoriales, que pueden llegar a tener una continuidad imprevista en el tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos