El crecimiento del empleo indefinido supera al temporal por primera vez tras la crisis

Magdalena Valerio. :: efe/
Magdalena Valerio. :: efe

Los nuevos afiliados con contrato fijo suman más de 400.000, mientras que los eventuales se reducen a la mitad que hace un año

LUCÍA PALACIOS MADRID.

Es cierto. La creación de empleo ha sufrido una leve desaceleración en 2018, más acusada en esta recta final, y se ha pasado de crecer un 3,1% hace un año a un 2,9%, con datos de noviembre. Y es que este mes ha sido especialmente malo para la Seguridad Social, que perdió 47.449 cotizantes respecto a octubre, lo que supuso la mayor salida de afiliados en noviembre desde 2013.

Aunque algo está pasando bastante desapercibido, pese a que supone una gran noticia: aún con esa caída a nivel global, el número de afiliados al sistema con contrato indefinido ha experimentado un fuerte acelerón durante todo este año 2018, más acusado en estos últimos meses. Concretamente, la cifra total de este tipo de cotizantes ha aumentado en más de 400.000 respecto al año anterior, según destaca Funcas, que ha elegido esta cifra como 'El dato de 2018'.

Lo ha hecho porque se trata de un nivel que no se daba desde antes de la crisis, cuando el número de afiliados con empleo indefinido se elevaba en más de 675.000, y casi el doble del avance que había en 2008. A partir de ese año, el número de afiliados con empleos indefinidos se reducía a niveles preocupantes para, por fin, en 2015 volver a tasas positivas.

Los expertos explican que las empresas quieren retener a sus empleados más valiosos

Al mismo tiempo, el incremento del número de afiliados temporales se ha ralentizado de forma muy acusada, desde los 312.000 en 2017 hasta los 148.000 en 2018, es decir, menos de la mitad que un año atrás. De este modo, el crecimiento en la afiliación indefinida supera claramente a la afiliación temporal por primera vez desde el inicio de la recuperación, teniendo en cuenta que en el año 2016 el crecimiento de la afiliación indefinida fue solo ligeramente superior a la temporal.

«Se trata de un dato que ha pasado bastante desapercibido, pese a que no encontrábamos un crecimiento tan intenso del empleo indefinido desde el año 2007», se lamenta María Jesús Fernández, economista de Funcas. Las tasas interanuales así lo ratifican: en 2018 se ha registrado un avance del 4,8% -con datos hasta noviembre- mientras que un año atrás era del 3,8%, es decir, un punto más en un año. Pero a su vez ha crecido el doble de lo que lo hacía en 2008, cuando comenzó a notarse la denominada Gran Recesión: 2,6%.

Causas inciertas

Pero, ¿cuáles pueden ser las causas de este gran avance? «Lo hemos hablado y no sabemos muy bien a qué obedece», admite Fernández, que no considera que se deba al Plan Director por un Empleo Digno aprobado en julio por el Gobierno. «De haber tenido incidencia, habrá sido escasa», estima. Se refiere fundamentalmente a las cartas que enviaron desde la Inspección de Trabajo a empresas que tenían empleados temporales en fraude. Entre agosto y septiembre esas misivas, según el Ministerio que dirige Magdalena Valerio, permitieron convertir 47.205 contratos temporales en indefinidos.

Y es que esta aceleración en la afiliación indefinida se viene contemplando desde el inicio del año, aunque es cierto que mucho más acusada en esta recta final; comenzó creciendo un 3,9% y cerrará diciembre con un avance del 5,7%. «Es mucho crecimiento para que estas cartas hayan tenido tanto efecto», sostiene.

La experta se decanta más bien por achacarlo a que las empresas empiezan a darse cuenta de que hay dificultad para encontrar trabajadores, fundamentalmente con un cierto perfil, por lo que intentan retener a sus empleados con un contrato estable. Esto es algo que choca con la elevada tasa de paro que aún hay en España, pero se explica por el hecho de que más del 50% de estos empleados no tienen ninguna cualificación, ni siquiera han completado sus estudios de Secundaria. Es más, incluso la proporción de activos con una formación muy escasa se sitúa en el 38%, frente a las tasas del 17%-19% de la zona euro. «Tenemos un problema enorme con esto», advierte.

Aun así, las cifras son sintomáticas de la mejoría experimentada por el mercado laboral en los últimos cinco años, según señala Funcas. Desde el cierre de 2013, la tasa de desempleo se ha reducido desde el 25,73% al 14,55% -último dato disponible, según la Encuesta de Población Activa (EPA)-, el paro registrado ha bajado desde los 4,7 millones hasta los 3,25 millones y el número total de afiliados a la Seguridad Social ha subido desde los 16,29 millones hasta los 18,95 millones, a solo un 1,5% del máximo de 19,23 millones alcanzado en 2007. Y en el próximo ejercicio la tasa de paro bajará hasta el 13,8%, según prevén desde Funcas.

Más

 

Fotos

Vídeos