La confianza de las empresas en la economía cae al peor nivel desde 2013

Un trabajador en la cadena de montaje de la factoría de Ford en Valencia. :: efe/
Un trabajador en la cadena de montaje de la factoría de Ford en Valencia. :: efe

Bajan las expectativas de los consumidores en su poder de compra y uno de cada dos estima que la salida real de la crisis todavía está lejos

EDURNE MARTÍNEZ MADRID.

Las empresas y los ciudadanos están comenzando a ver de manera más pesimista la situación de la economía española a medio y largo plazo. Después de un comienzo de año bastante positivo en cuanto a la confianza que muestran las empresas en la situación económica española y sus expectativas de crecimiento, en el cuarto trimestre el Indicador de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA) baja un 1,7% en relación al trimestre anterior, lo que significa el mayor retroceso desde hace cinco años, según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Esta cifra es el resultado del empeoramiento del indicador de situación actual y el de expectativas futuras. Y es que el porcentaje de establecimientos que piensan que su negocio irá bien en el último trimestre del año se sitúa en el 19%, en comparación con el 22,8% de los tres meses anteriores. Y los empresarios que se muestran pesimistas sobre la evolución de su negocio aumentan del 15,7% a 16,1%. De esta forma, el Balance de Expectativas -diferencia entre las opiniones optimistas y pesimistas de los empresarios- se encuentra en los 2,9 puntos, muy por debajo de los 7,1 del trimestre anterior.

Respecto al trimestre que finaliza, casi el 21% de los empresarios tiene una opinión favorable sobre la marcha de su negocio y más del 17% desfavorable. Esta diferencia, denominada Balance de Situación, está en los 3,1 puntos, lo que empeora las expectativas manifestadas previamente para este tercer trimestre, que fueron de 7,1 puntos. Por comunidades, la confianza empresarial aumenta solo en tres (Galicia, La Rioja y Canarias). Los peores descensos se registran en Baleares, Navarra y Murcia.

Por el lado de los ciudadanos tampoco está la situación mucho más optimista. En concreto, la visión favorable de los españoles sobre sus perspectivas económicas ha registrado una leve caída tras el verano y aumenta un 29% el porcentaje de ciudadanos que piensan que de aquí a un año aumentará el paro. Más de la mitad de los españoles (53%) cree en estos momentos que la salida real de la crisis aún está lejos.

Así se desprende del Informe Perspectivas del Consumidor de Kantar Millward Brown, cuyo índice de comportamiento del consumidor alcanzó en el segundo trimestre el máximo de la serie desde 2008 (6,2). Sin embargo, tras el verano sufre un leve descenso, hasta el 0,9, aunque se mantiene en los indicadores más altos desde hace más de un año y en valores positivos. Según los analistas, este suave descenso coincide con una bajada en las tasas de consumo minorista publicadas por el INE y un clima informativo «algo negativo». En cambio, las ventas de coches alcanzaron cifras de venta en el último trimestre «que no se veían desde hace una década». Además, crece el número de españoles que cree que habrá más paro de aquí a un año, del 20% al 29%.

Momento de compra

«Es muy posible que este dato esté condicionado por el cierre de los contratos laborales de agosto, un mes con más destrucción de empleo», según el informe. También es llamativo el descenso de las expectativas de los consumidores de cara a su poder de compra.

Según el estudio de Kantar, en el tercer trimestre se observa un giro negativo en la confianza de los ciudadanos para hacer compras, después de que en el segundo trimestre alcanzara el valor más positivo de la década. Sin embargo, el consumidor no parece estar dispuesto a volver a periodos anteriores de control de gastos personales o familiares y austeridad y, de hecho, las bajadas son leves en productos relacionados con el ocio (salir a ver espectáculos, bares, restaurantes o viajes de fin de semana) o relacionados con la vivienda (compra, reformas o adquisición de accesorios del hogar). Hay un mayor descenso en la compra de ordenadores y electrodomésticos grandes, así como seguros y préstamos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos