La CNMV detecta irregularidades en las últimas cuentas anuales del Popular

Informa a la Audiencia Nacional de «datos no veraces» en los resultados y admite que esta situación impacta en la imagen del supervisor

J. M. CAMARERO SANTANDER.

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, reconoció ayer que el organismo supervisor ha remitido un informe exhaustivo a la Audiencia Nacional sobre la investigación abierta en torno a los últimos meses de vida del Banco Popular, antes de que fuera adjudicado al Santander, para concluir ha detectado irregularidades en las cuentas de la entidad referidas a 2016, las últimas completas anuales que presentó la corporación.

En ese documento enviado al juez Fernando Andreu, que investiga la causa en torno al declive del Popular, la CNMV habría comprobado la existencia de «datos inexactos o no veraces o con información engañosa o que omite aspectos relevantes». De esta forma, se puede complicar el futuro judicial del expresidente del grupo hasta febrero del año pasado, Ángel Ron. La corporación comunicó aquel ejercicio unas pérdidas cercanas a los 3.500 millones.

Durante su comparecencia ante el Congreso el pasado mes de enero, Albella ya informó a los diputados sobre el inicio de una investigación que iba a analizar en profundidad las cuentas del Banco Popular, porque incluso existía la posibilidad de que se hubieran imputado pérdidas a ejercicios anteriores de forma irregular.

Albella recordó ayer, en la clausura del curso de verano de la UIMP, que entre las funciones del supervisor bursátil está analizar la información de las empresas cotizadas, aunque no quiso adentrarse en los pormenores de ese informe que ya está en manos de la Audiencia Nacional. Eso sí, también matizó que a la CNMV no le corresponde llevar a cabo labores de auditores de cuentas o de las propias entidades, aunque «cuando considera que hay irregularidades o defectos, procede» y las infracciones en materia financiera pueden llegar a ser de «leves» a «muy graves».

En este sentido, el presidente de la CNMV reconoció que casos como el de la caída del Popular, y otros como el relacionado con la salida a Bolsa de Bankia, en el que el supervisor se ha visto salpicado por aprobar en folleto de la salida a Bolsa de la entidad en 2011, afecta a la imagen pública de los supervisores.

Impacto del tributo bancario

Por su parte, el gobernador del Banco de España, Javier Alonso, ha confirmado parte de las impresiones mostradas por los banqueros en las últimas semanas al hilo del posible impuesto a la banca que quiere imponer el Gobierno para financiar el problema de las pensiones y poder revalorizarlas junto al IPC. El subgobernador señaló que ese gravamen «probablemente acabaría incrementando el coste de los créditos, bajando la remuneración de los depósitos y subiendo las comisiones» que aplica todo el sector en su operativa.

Si la competencia entre las entidades impidiera la posibilidad de cambiar las condiciones de sus productos para adaptarse al gravamen, las consecuencias repercutirían en el propio sector.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos