El Banco de España admite que el fallo libera de más riesgo a las entidades

JOSÉ M. CAMARERO

madrid. El criterio final del Tribunal Supremo por el que se establecía que serán los clientes los que paguen el impuesto de las hipotecas ha supuesto un alivio para las entidades españolas ante lo que el Banco de España considera que hubiera sido un factor adicional de «riesgo» si el fallo hubiera obligado al sector a liquidar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD). Sobre todo si se estableciera con carácter retroactivo, el gran temor que tenía el sector. El director general de Estabilidad Financiera, Regulación y Resolución del supervisor, Jesús Saurina, no quiso ayer pronunciarse -hasta no estudiarla- sobre la propuesta que realizó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por la que obligará a las entidades a asumir ese impuesto a partir de ahora sin abrir la puerta a que los clientes puedan reclamar ante Hacienda lo abonado en los cuatro últimos años. En cualquier caso, la banca se ha quitado un lastre que podría impactar en sus cuentas y afectar a la necesidad de mejorar su rentabilidad, como le exigen las autoridades supervisoras.

El último Informe de Estabilidad Financiera semestral del Banco de España ha obviado cualquier referencia al conflicto por el AJD al estimar que ya no existe esa incertidumbre adicional. Lo que sí reconoció Jesús Saurina es que la acumulación de causas judiciales contra la banca, sobre todo en materia de hipotecas, tiene implicaciones «relevantes» sobre el sector.