Los dos mayores bancos alemanes estudian su fusión

Commerzbank y Deutsche Bank./Afp
Commerzbank y Deutsche Bank. / Afp

Deutsche Bank y Commerzbank confirman las negociaciones pero no garantizan que la transacción se vaya a materializar

E. Martínez
E. MARTÍNEZMadrid

Un nuevo gigante en el sector bancario llama a la puerta. Los dos principales bancos de Alemania, Deutsche Bank y Commerzbank -su rival hasta ahora-, han confirmado que están manteniendo negociaciones formales para estudiar la posibilidad de fusionarse, según anunciaron este domingo a través de un comunicado. Eso sí, ambas entidades afirman que no hay garantías de que la transacción termine por materializarse, sino que se trata de evaluar una «opción estratégica».

Esta confirmación oficial zanja las especulaciones que desde hace semanas circulan sobre una posible fusión de los mayores bancos comerciales privados de Alemania. Medios locales como 'Der Spiegel' asegura que el propio Gobierno federal está impulsando las negociaciones y que el ministro de Finanzas Olaf Scholz podría haber estado presionando para que se produjera la fusión. Todo ello debido fundamentalmente a que el Gobierno germano tiene una participación del 15% en Commerzbank tras ser rescatado en 2008.

«En vista de las oportunidades que se presentan, el consejo de administración de Deutsche Bank ha decidido examinar las opciones estratégicas, evaluará estas opciones para determinar si fortalecen el crecimiento y la rentabilidad del banco. No hay garantía de que se vaya a realizar una transacción. En este contexto, confirmamos que se están celebrando conversaciones con el Commerzbank», señala el comunicado difundido este domingo por Deutsche Bank. Y similar ha sido el texto publicado por Commerzbank, que confirma que ambas entidades «han acordado iniciar conversaciones con un resultado abierto sobre una posible fusión». Los consejos de supervisión de las dos entidades prevén reunirse el próximo jueves para abordar esos planes.

Un gigante con 130.000 empleados

Si la alianza se consuma, aparecería en el tablero de juego un gigante europeo con un balance de 1,8 billones de euros, acercándose al mayor banco francés, BNP Paribas. Además, en conjunto ambas entidades emplean a 133.000 empleados a pesar de los recortes de miles de puestos el año pasado, unos 80.000 de ellos en Alemania. Los sindicatos de ambas entidades ya avanzaron hace unos días su rechazo a la posible fusión porque temen un fuerte recorte de la plantilla.

A nivel económico a ambos les vendría bien la fusión. Por parte de Deutsche Bank, tras tres años de pérdidas, ganó 341 millones de euros en 2018, pero aún está lejos de las cifras del pasado. Y por el lado de Commerzbank, ganó en 2018 unos 865 millones de euros. Así, la capitalización bursátil de Deutsche Bank es de 16.100 millones y la de Commerzbank de 8.900 millones.

La opinión de la UE también es muy importante después del rechazo de Bruselas al acuerdo de unión entre la división ferroviaria de la alemana Siemens y el fabricante de trenes francés Alstom. Desde el Gobierno alemán como del francés pidieron a la Comisión que flexibilice las reglas sobre fusiones y permita la creación de empresas de talla mundial.