Primera absolución a una cúpula bancaria, la de Caixa Catalunya, por los sueldos millonarios en la crisis

El expresidente de Caixa Catalunya, Narcís Serra. / EFE

El expresidente de la entidad, Narcís Serra, se libra de las penas de cárcel que pedían las acusaciones por otorgarse una remuneración elevada en pleno ocaso del banco hace una década

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Los últimos gestores de Caixa Catalunya, con su expresidente y exmistro socialista Narcís Serra a la cabeza, han quedado absueltos de los delitos de administración desleal y apropiación indebida por las remuneraciones que percibieron cuando la entidad se encontraba en pleno declive por la crisis económica que comenzó hace una década. Así lo ha determinado la Sección Octava de la Audiencia de Barcelona en un fallo en el que libra de cualquier pena a casi 40 antiguos directivos, entre ellos el que fue su director general, Adolf Todó.

El fallo supone la primera absolución que la Justicia otorga a parte de las antiguas cúpulas de las cajas de ahorros por los actos vinculados a la etapa de recesión de esos negocios, con sueldo millonarios en NovacaixaGalicia; la utilización de las tarjetas 'black', como ocurrió en Bankia con Rodrigo Rato al frente. Hasta ahora, los jueces habían condenado todo este tipo de prácticas en medio del huracán financiero que se llevó por delante a estas entidades, y que fueron absorbidas por otras, como Caixa Catalunya, ahora en manos de BBVA; o nacionalizadas, como ocurrió con Bankia.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), el tribunal considera que «los hechos declarados probados no son constitutivos del delito de administración desleal ni del de apropiación indebida sostenido por las partes acusadoras». Las acusaciones sostenían que los acusados cometieron estos delitos por los acuerdos aprobados en varios Consejos de Administración de la entidad en los que, en plena crisis económica, con notable reducción de los beneficios, se incrementó el salario de varios de los principales responsables.

El juicio por los sueldos de Caixa Catalunya comenzó el pasado mes de octubre cuando Narcís Serra encaraba la vista con toda la tranquilidad del mundo, a tenor de las declaraciones que realizó antes de afrontar la jornada judicial en la Audiencia de Barcelona. El también exvicepresidente del Gobierno afirmó que esos «sueldos escandalosos no existen» y que todas las decisiones que tomó fueron legales y legítimas. Al ser preguntado por las retribuciones supuestamente desproporcionadas que se aprobaron afirmó que esas «escandalosas» cuantías «no existen». «El fiscal solo nos acusa del salario del director. No acusa de nada más», puntualizó.

El que fuera responsable de la caja catalana, a la que el erario público inyectó más de 12.000 millones de euros en plena crisis, se enfrentaba a una pena de cuatro años de prisión por dos presuntos delitos de administración desleal a petición de la Fiscalía. En cualquier caso, a tenor del fallo judicial, ha conseguido demostrar que hicieron en su momento «lo que correspondía», según indicó. «Y que muchas cosas incluso las vimos antes que otras autoridades, que cambiamos la dirección, que no hay más que decisiones legales y legítimas», añadió.

Los primeros responsables de una caja de ahorros que cruzaron las puertas de una cárcel fueron los exdirectivos de Novacaixagalicia. Fueron condenados a dos años de prisión acusados de administración desleal al apropiarse de 22 millones de euros entre planes de pensiones e indemnizaciones por despido cuando la entidad ya había recibido la primera de las tres inyecciones de dinero público que le fueron necesarias para salvarla.

Otra causa bancaria, la de las preferentes de la CAM, fue suspendida en verano por la Audiencia Nacional, después de que las acusaciones particulares se retiraran y solicitaran el sobreseimiento alegando la 'doctrina Botín'.

 

Fotos

Vídeos