La aplicación para controlar si los VTC cumplen la ley se atrasa a finales de año

El Gobierno buscará su «coexistencia y equilibrio» con el taxi y dejará que cada autonomía fije al sector «las condiciones que vea adecuadas»

J. A. BRAVO MADRID.

La esperada declaración política del Gobierno sobre la contienda que mantienen los colectivos del taxi y los vehículos de alquiler con conductor (VTC) decepcionó ayer en parte a los primeros, que esperaban más detalles sobre las medidas que prepara para «corregir el desequilibrio producido en los últimos años». Incluso el presidente Pedro Sánchez fue algo escueto al referirse a ello en su intervención posterior al Consejo de Ministros, que en su reunión analizó un informe del departamento de Fomento. «En este mes y el siguiente se trabajará en los planteamientos acordados entre el ministerio, el sector y las comunidades autónomas para dar una solución de coexistencia y equilibrio», dijo el jefe del Ejecutivo al ser preguntado por la prensa, pues en su intervención inicial no mencionó el asunto. A continuación, y en línea con la nota publicada luego por Fomento, señaló que se va a modificar la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT) para que las comunidades «puedan gestionar el sector de los VTC en sus territorios», algo que en realidad ya vienen haciendo por delegación. «Y si alguna autonomía no quiere imponer condiciones específicas -advirtió Sánchez- a las VTC que realizan la actividad en su comunidad -reglas que podrían tener diferencias según cada región-, pues se aplicará la normativa del Estado». Fomento incide en ello al señalar en su informe que podrán fijar a esos vehículos aquellas reglas «que consideren adecuadas en el marco de su política de movilidad -lo cual abre la puerta, por ejemplo, a restricciones de estacionamiento, tráfico, horario, etcétera-, eso sí, «siempre que el origen y destino de los servicios discurra en su territorio». La modificación de la LOTT «también incluirá otras medidas tendentes» a reestablecer el cumplimiento de la ratio de una licencia de VTC por cada 30 de taxi. Según las últimas cifras oficiales (Fomento e INE) son 9.366 frente a 65.277, esto es, una sobre siete. Cantabria (con una proporción de 2,4), Madrid (3,5) y Andalucía (6) son las más alejadas de este límite; Extremadura (29), Canarias y Castilla-La Mancha (ambas con 24), las más cercanas. Los cambios, eso sí, «se instrumentarán a lo largo de septiembre», de manera que el Gobierno no se compromete a hacerlo en el Consejo de Ministros del día 14 como se habló en un principio. En su informe, Fomento asume que el papel de los VTC «ha cambiado sustancialmente en los últimos años», convirtiéndose «mayoritariamente en una forma de movilidad urbana o periurbana -en un principio se pensaron, dentro de la llamada economía colaborativa, para desplazamientos compartidos entre dos ciudades-, que presta servicio «en muchos casos» en competencia con el taxi. Es en este contexto, continúa el dictamen, donde cobra importancia la diferente regulación, de manera que los taxis tienen tarifas obligatorias, horarios y calendarios determinados, estacionamientos en zonas reservadas, etcétera, mientras los VTC «han venido gozando de un régimen mucho más flexible».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos