Anticorrupción también ve una posible falsedad en las cuentas de Bankia

Rodrigo Rato (a la derecha) y el resto de acusados de Bankia durante el juicio por su salida a Bolsa, que comenzó ayer. :: f. alvarado / reuters/
Rodrigo Rato (a la derecha) y el resto de acusados de Bankia durante el juicio por su salida a Bolsa, que comenzó ayer. :: f. alvarado / reuters

La Fiscalía advierte al principio del juicio de que «eventualmente» podría acusar por ello, además de por estafa, y frustra la estrategia del banco

J. A. BRAVO MADRID.

El primer día del juicio contra la antigua cúpula de Bankia por su polémica salida a Bolsa en julio de 2011 dejó ayer muy tocada una de las principales líneas de defensa de los acusados, tanto que es previsible que siga adelante -la vista oral podría alargarse hasta junio según las previsiones de la Audiencia Nacional- con las mismas 34 personas, tres de ellas jurídicas (el propio banco, su matriz BFA y la auditora Deloitte), que ahora se sientan en el banquillo. Y es que la Fiscalía Anticorrupción, que solo pedía penas para el expresidente de la entidad, Rodrigo Rato, y sus tres principales colaboradores, se replantea ahora extender su solicitud a todas ellas.

«Avanzamos que, eventualmente, cabría la posibilidad de que modificáramos las conclusiones definitivas considerando que los hechos relativos a los estados contables en las cuentas cerradas a 31 de diciembre de 2012 podrían ser subsumibles en un delito de falsedad contable», advirtió en su intervención la fiscal Carmen Laguna, quien estuvo acompañada de su jefe, Alejandro Luzón, por ser el responsable del Ministerio Público que se encargó del caso durante prácticamente todo el procedimiento. En la práctica ese giro estratégico supone que además de por el fraude a inversores que ya acusaba, aunque solo a los antiguos máximos responsables de Bankia, podría terminar haciendo lo mismo respecto al suministro de información financiera inveraz y el maquillaje de sus cuentas en 2010 y 2011.

La Fiscalía solicita penas de entre cinco y dos años y siete meses de cárcel para Rodrigo Rato, el ex vicepresidente del banco José Luis Olivas y dos exconsejeros que tenían poderes ejecutivos, José Manuel Fernández Norniella y Francisco Verdú. Si finalmente extendiera su imputación al delito de falsedad dicha petición de prisión se duplicaría y, además, se extendería a los otros 30 encausados que se sientan en el banquillo -la mayoría antiguos miembros del órgano de administración de la entidad financiera-, a los que solo imputan hechos delictivos las acusaciones populares. Sobre el motivo de su decisión, la fiscal dio a entender que había hallado nuevos indicios que avalarían la manipulación contable, al menos para una de las entidades que conformaban Bankia.

Nuevos informes

«Este informe -dijo sobre uno de los nuevos documentos que pidió incluir en el proceso durante las cuestiones previas presentadas ayer- aporta las reuniones de directivos de Banco de Valencia y BFA con el Banco de España». A tenor de esos encuentros y otros documentos contables, «en 2010 Banco de Valencia ya estaba en pérdidas», lo cual para ella puede resultar revelador para valorar finalmente «la alteración de la realidad contable» del grupo porque dicha entidad «es una parte importante» de la matriz de Bankia.

Laguna también solicitó al tribunal la admisión de otro informe de la auditora PwC sobre la situación contable de las cajas de ahorros que integraron Bankia, junto a un estudio de la aseguradora británica Aviva sobre la salida a Bolsa del banco. Asimismo, aportó testimonio de las comparecencias de los principales encausados en la comisión del Congreso que investiga el origen de la crisis financiera. Además, pidió añadir un correo electrónico de Fernández Norniella y varias actas del grupo que «revelan los graves deterioros» de una de sus participadas, la inmobiliaria Bancaja Habitat.

Para Anticorrupción Rato y la antigua cúpula de Bankia «contribuyeron» a «ocultar el estado real» de sus cuentas y, con ello, «provocar un desplazamiento patrimonial de los inversores». Lo sostiene, además, a raíz de dos sentencias dictadas este año por el Tribunal Supremo sobre el delito de falsedad contable.

En esas resoluciones se especifica que la mera formulación de unas cuentas empresariales es un acto suficiente para estimarlas legales -aunque no hayan sido auditadas ni aprobadas por sus juntas- y, por tanto, sí tendrían «potencialidad lesiva» en contra de lo que apuntaba la Fiscalía en su escrito de acusación en junio de 2017. Por eso, a la luz de la nueva jurisprudencia del alto tribunal, estudia imputar al final del juicio a los 34 acusados sendos delitos de estafa y falsedad de las cuentas.

Más

 

Fotos

Vídeos